Público
Público

El presidente de Ceuta admite haber utilizado su influencia para conseguir un contrato en Dragados

Tras la difusión de tres vídeos en los que se implica al conservador Juan Vivas en un presunto delito de tráfico de influencias.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El presidente de Ceuta, el conservador Juan Vivas, ha reconocido hoy que en 2005 utilizó su influencia para conseguir un contrato en la empresa Dragados para Carlos Martín.

Según la agencia EP, éste grabó con cámara oculta los tres cortometrajes colgados en YouTube, en los que Vivas se compromete a darle trabajo en la empresa Urbaser, encargada de la limpieza y recogida de basuras de la ciudad.

'Para mayo, faltan cinco meses todavía, para esas fechas estarás trabajando los fines de semana en Urbaser', le dice el presidente ceutí al supuesto desempleado. Fuentes cercanas al jefe del Ejecutivo han explicado a este diario que Vivas 'no tiene nada que decir' acerca de su promesa sobre Urbaser, que aparece en el primero de los vídeos.

'Para mayo, faltan cinco meses todavía, para esas fechas estarás trabajando los fines de semana en Urbaser'

Las grabaciones fueron colgadas por un usuario autodenominado Lavenganzadepedro, en alusión a Pedro Gordillo, ex vicepresidente de la ciudad y ex líder del PP local, que el viernes renunció a ambos cargos tras la supuesta existencia de una compremetedoras imágenes de contenido sexual.

En el segundo de los vídeos se observa cómo el viceconsejero de Limpieza y Jardines, Mohamed Hamadi ‘Tafi', entonces viceconsejero de Bienestar Social, confirma al mismo ciudadano que solicita empleo a Vivas en la primera grabación, que la empresa Dragados le llamará para contratarle.

'El día 15 le llamarán para hacerle un reconocimiento médico, y empezaría a trabajar el día 16', le dice ‘Tafi' al desempleado.  'Hablé con la empresa contratista de las necesidades de esta persona, fue contratada y le perdí la pista', admitió Vivas sobre el caso de Dragados. En declaraciones a los medios, el jefe del Ejecutivo ceutí consideró su acción una forma de 'ayudar a una familia sin quebrantar ningún principio ético ni legal', y lejos de cesar sus prácticas que podrían constituir un delito de tráfico de influencias indicó que seguirá haciéndolo porque su 'obligación' es 'ayudar a la gente'. El presidente quiso dejar claro que la ayuda prestada lo fue 'a cambio de nada'.

Sin retractarse por lo sucedido Vivas explicó que ha encargado a los Servicios Jurídicos de la Asamblea, costeados por todos los ceutíes, estudiar la posibilidad de emprender alguna acción legal por la publicación de los vídeos. 

El consejero de Hacienda, Francisco Márquez, acusó al PSOE de conocer la existencia del vídeo 'desde 2006' y de renunciar a 'utilizarlo en una campaña electoral'. A este respecto, pidió a José Carracao, secretario general de los socialistas ceutíes 'que aclare qué ha pasado en el PSOE de Ceuta para que se haya visto obligado a utilizar este tipo de prácticas y para decir que todo huele a podrido sin mirar antes en casa'.

Carracao ha afirmado, por su parte, que el vídeo muestra a Vivas 'en un comportamiento que no debe producirse en despachos oficiales'. El dirigente socialista ha dicho que su visionado le ha producido 'sorpresa e indignación porque confirma que existe una trama de la que desconocemos su calibre y en la que están implicados altos cargos de este Gobierno ceutí'.

Asimismo, ha anunciado que el vídeo se aportará a la Fiscalía Anticorrupción 'para que determine si hay hechos constitutivos de delito, porque en el vídeo se aprecia que se abusa de la situación de cargo público y se nombra a empresas a las que se les hace daño al verse mancilladas, de ahí que el vídeo evidencia una práctica abusiva'.

Fuentes de la oposición ceutí denunciaron en declaraciones a este diario la existencia de una 'presunta trama de espionaje' fruto de una 'disputa interna entre Gordillo y Vivas' que ha motivado la existencia de las diferentes grabaciones. El presidente Juan Vivas se hizo ayer con el liderazgo del PP de Ceuta tras la renuncia de Gordillo.