Público
Público

El presidente del Mallorca afirma que es "inocente" y no hay ninguna denuncia contra él por acoso sexual

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El diplomático Josep Pons, ex embajador de España en Viena (Austria), ha declarado hoy que no existe ningún procedimiento judicial en su contra, "ni en España ni en Austria", por lo que se siente legitimado para ejercer el cargo de presidente del Mallorca. "No hay ninguna denuncia contra mí, soy inocente", ha manifestado.

Pons ha celebrado este mediodía una conferencia de prensa en un hotel del centro de Palma, y no en la sede del Mallorca, para proclamar su inocencia ante una denuncia por acoso sexual interpuesta por una trabajadora de la embajada ante el gobierno austríaco.

El consejo de administración del Mallorca, que él mismo preside, decidió apartarlo del cargo el pasado mes de junio hasta que se aclare lo ocurrido en la embajada de España en Austria.

"No existe ningún procedimiento abierto contra mí, ni mucho menos una denuncia. Con el tiempo ha quedado demostrada la inconsistencia de ese asunto (el supuesto acoso sexual", ha señalado el diplomático español.

Pons ha admitido que lo ha pasado "muy mal" tras estallar el caso en Viena, pero que ha salido adelante, "por el apoyo" de su "familia y amigos".

"Si no existe en marcha ningún procedimiento, ni en los tribunales españoles ni austríacos, ni tampoco existe una acusación formal contra mí, entonces quiero poner punto final a esta situación insistiendo en mi inocencia y en mis deseos de recuperar mi puesto en el Mallorca y dejarme la piel trabajando para el club", ha señalado el ex embajador de España en Austria.

A la pregunta de si en algún momento se había planteado dimitir como presidente del consejo de administración del Mallorca, Pons ha respondido: "Jamás. ¿Por qué tendría que marcharme si soy inocente? Mis compañeros del consejo sabían que iba a convocar a los medios de comunicación para aclarar lo ocurrido, y es lo que estoy haciendo".

Pons ha explicado, asimismo, que el consejo del administración del club balear decidió suspenderlo en su funciones de presidente debido "al enorme ruido que se montó al principio", pero que ahora la situación "ha cambiado".

"Si existiera una acusación fundada, dictada por un juez, sería el primero en poner mi cargo a disposición del consejo, pero no es así", ha insistido Josep Pons.

La denuncia por un supuesto acoso sexual contra el diplomático español fue hecha pública por el secretario general de la Federación de Servicios Públicos de UGT para trabajadores en el exterior, Antón Obieta, quien aseguró en su momento que Pons había reconocido los hechos de los que se le acusan ante el órgano de Igualdad del gobierno de Austria, si bien rechazó que tuviera intención de acosar a nadie.

La presunta víctima es una mujer de unos 40 años, afiliada a UGT y trabajadora de la embajada, que sufrió las supuestas situaciones de acoso hace un año e interpuso la denuncia ante el gobierno austríaco hace ocho meses.