Público
Público

La presión sobre la deuda europea se dispara

La prima de riesgo española marca otro récord al alcanzar los 455 puntos básicos. También tocan máximos las de Italia, Francia, Bélgica y Austria. Las principales bolsas europeas cierren en negativo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Lejos de alejarse la tormenta que se cierne sobre las deudas soberanas de los países europeos periféricos, ésta se ha expandido hacia otros países como Francia, Bélgica y Austria. Sus primas de riesgo, junto a la España e Italia, han vivido una nueva jornada de ascensos imparables. Tan sólo Alemania parece seguir viviendo la crisis desde una burbuja.

Una de las noticias que ha provocado este crecimiento desmesurado de las primas ha sido la publicación de los datos del Eurostat en los que refleja el estancamiento de la economía de la Unión Europea, que tan solo creció un 0,2% en el tercer trimestre.

En España el diferencial de los bonos a diez años con el bund alemán ha vuelto a marcar un nuevo récord desde la creación del euro y ha cerrado la sesión en 455 puntos básicos.  Eso supone 23 puntos más que en la jornada de ayer. Incluso, ha llegado a situarse intradía en los 458.

La rentabilidad también sigue mantiéndose superior al 6%, concretamente en el 6,336%, mientras que su par alemán -con el que se calcula la prima de riesgo- se situó en el 1,78 por ciento.

El impacto de la desconfianza de los mercados en la deuda española tuvo su reflejo también en el mercado primario. El Tesoro Público tuvo que colocar 3.158 millones en letras a 12 y 18 meses a un interés superior al 5%, algo inédito en los últimos 14 años.

El hecho de que el Tesoro español tenga que remunerar el ahorro por encima de los depósitos bancarios refleja la gravedad de la crisis de deuda soberana que atraviesa Europa. Para intentar aliviar la tensión, la Comisión Europea (CE) ha salido en defensa de España al considerar la situación que vive en el mercado de deuda no se debe a problemas en su economía.

La desconfianza de los mercados no sólo golpeó a España, sino también a otros países como Bélgica, Francia, Austria, e incluso Holanda y Finlandia, que vieron como su prima de riesgo se colocaba durante la sesión en posiciones récord por la disposición de los inversores a comprar deuda alemana.

Italia sigue siendo el caso más delicado, su prima de riesgo ha cerrado en los 528 puntos básicos y ha visto cómo el rendimiento de su bono a largo plazo superaba de nuevo el nivel del 7%, considerado por los analistas como insostenible para un país y que llevó a Grecia, Irlanda y Portugal a tener que ser rescatadas. El país transalpino sigue a la espera de que el economista Mario Monti ofrezca la lista definitiva de sus ministros tras recibir el aval de los principales partidos y sindicatos.

Pero ni países de mayor solvencia se han librado de sufrir los vaivenes. Francia cerró a 190 puntos, Bélgica a 312 puntos y Austria a 185 puntos básicos. 

Las bolsas europeas, como ocurrió ayer, también se han visto influenciadas por las turbulencias en los mercados de deuda y han cerrado a la baja.

El parqué madrileño retrocedió un 1,61 %, con lo que perdió los 8.300 puntos. El principal selectivo español, el Ibex-35, restó 134,60 puntos, hasta acabar en 8.237,60 puntos básicos. En lo que va de año, ha perdido ya el 16,45 %. Desde los primeros compases de la sesión, la Bolsa española se anotaba caídas superiores al medio punto porcentual.

Todos los grandes valores del IBEX 35 bajaron: BBVA el 2,88 %; Santander, el 2,51 %; Iberdrola, el 2,29 %; Telefónica, el 1,48 % y Repsol YPF, el 0,82 %. Las mayores caídas del selectivo correspondieron a Gamesa e Indra, que retrocedieron un 4,72 % y un 4,29 %, respectivamente, frente a las subidas del 1,71 % de Amadeus y del 0,63 % de Abertis.

Las bolsas del viejo continente cerraron con pérdidas del 1,92 % en París, la peor parada; del 1,08 % en Milán y del 0,87 % en Fráncfort. Londres cerró prácticamente plana, con un tímido retroceso del 0,03 %.