Público
Público

La prima de riesgo de la deuda española alcanza su máximo histórico

Los inversores castigan a España y hacen que se dispare hasta los 236 puntos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El temor de los mercados al contagio de la crisis irlandesa ha derivado en un martes que, sin ser negro, si es digno de meter en el baúl de los recuerdos: la bolsa española ha registrado la mayor caída desde agosto y se ha despeñado un 5,6% en apenas 48 horas, se ha elevado hasta un máximo histórico la prima de riesgo de la deuda —el diferencial con Alemania alcanza ya los 236 puntos— y, para colmo, se ha duplicado el coste de la subasta de letras del Tesoro.

Con todo y con eso el Gobierno ha mantenido el discurso, como ya hiciera ayer con el apoyo de la oposición, de que el caso irlandés no tiene nada que ver con el irlandés. Respecto a la deuda han mandado un mensaje de calma al atribuir la subida a un caso puntual. Los analistas no lo ven de la misma forma. La acumulación de (malos) datos significa, desde su punto de vista, un mensaje claro de los mercados en el sentido de que debe profundizarse en las reformas. Con las pensiones en primer plano.

La bolsa española no ha sido la única en sentir en el cogote el aliento de los números rojos. Todas han cerrado en negativo. El Ibex ha registrado una caída del 3,05%, la mayor desde agosto. los bancos han sido, como ya lo fueron ayer, los principales damnificados.

La bolsa española no ha sido la única en sentir en el cogote el aliento de los números rojos. Todas han cerrado en negativo. 

Malas noticias desde los parqués e igual de pésimas en lo que concierne a la prima de riesgo (diferencia de rentabilidad entre la deuda española y la alemana, considerada la más segura). El coste por invertir en bonos españoles a diez años ha marcado un nuevo máximo histórico al situarse en 236,1 puntos, frente a los 208,7 que registró en la sesión de ayer.

'Lo que pesa más es el temor a que se pueda extender el contagio a Portugal y a España, que tiene más peligro porque es una economía mayor que las otros dos', ha señalado a EFE el analista de CM Capital Markets Jorge Lage, que cree que existe una presión vendedora 'desmedida y especulativa'.

Antes de que se registraron estos malos datos, el Tesoro español ya marco la senda a primera hora de la mañana al adjudicar 3.256 millones de euros en letras a tres y seis meses. Se adjudica, sí, pero a qué coste. Porque el interés ha subido casi un punto porcentual, hasta el 1,870%, en el primer caso, y hasta el 2,260%, en el segundo. Porcentajes que se entienden mejor con un dato más: son niveles a los que no se llegaba desde finales de 2008

El Gobierno recuerda que el caso español no tiene nada que ver con el irlandés

Pese a todo, el secretario de Estado de Economía, José Manuel Campa, ha calificado de 'razonable' el coste de la subasta de deuda y ha minimizado el alto interés pagado: 'Que se haya duplicado el coste es lo menos relevante en el contexto actual', ha señalado. En la misma línea, el secretario de Estado de Hacienda, Carlos Ocaña, ha señalado que la subasta confirma que no hay dudas sobre la solvencia española y el aumento del coste se debe a la volatilidad de los mercados.

Mientras España desayunaba, comía y merendaba con unos datos para olvidar, el gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordoñez, fijaba los que, a su juicio, son los movimientos que deben darse para evitar contagios y acelerar la salida de la crisis. Durante su comparecencia en la Comisión de Presupuestos del Senado, ha abogado por avanzar en las reformas económicas y mantener el compromiso de reducción del déficit público para recuperar la confianza de los mercados.

España, sostiene Ordoñez, 'está en una lista', y los mercados van a ser 'más exigentes' con unos presupuestos que tienen que contribuir al crecimiento, la creación de empleo y la estabilidad económica.

El ministro de Trabajo e Inmigración, Valeriano Gómez, ha recalcado que 'no hay ninguna razón' para pensar que España vaya a resultar afectada por la situación de Irlanda, porque la economía española y el sistema bancario españoles son mucho más sólidos, mientras que la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, ha admitido que España 'no tiene una situación financiera como la irlandesa', aunque ha advertido al Gobierno de que 'hay que demostrarlo'.