Público
Público

El primer ministro declara el estado de excepción tras el estallido de la violencia

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El primer ministro de Tailandia, Samak Sundaravej, ha declarado el estado de excepción después de que al menos una persona muriera y otras 34 resultaran heridas en enfrentamientos entre simpatizantes del gobierno y de la oposición.

El anuncio que fue emitido por todas los canales de televisión precisa que el jefe del Ejército, general Anupong Paochinda, está a cargo de aplicar el decreto de estado de excepción firmado por el primer ministro a primeras horas de la mañana.

El estado de excepción permite al Ejército emplear el uso de la fuerza, le da poder para censurar la información de los medios de comunicación, y prohíbe las reuniones públicas de más de cinco personas.

"El decreto da al general Anupong Paochinda potestad para que los soldados entren en cualquier sitio y puedan desalojar a las personas de cualquier lugar", indicó el anuncio oficial en aparente referencia a los miles de manifestantes de la antigubernamental Alianza del Pueblo para la Democracia que desde hace una semana ocupan la sede del Gobierno en Bangkok.

La medida fue adoptada después de que unos 400 soldados fueran enviados a reforzar a los agentes de Policía que intentaron poner fin a una batalla campal entre partidarios de la antigubernamental Alianza del Pueblo para Democracia y seguidores del Gobierno.

El jefe de emergencias de Bangkok, Petchpong Kamjornkijakarn, dijo al canal de la televisión TPBS, que una persona murió y otras 34 resultaron heridas, dos de ellas por disparos.

Durante los enfrentamientos librados cerca del palacio del Gobierno, que desde hace una semana controlan los partidarios de la alianza, algunos manifestantes arrojaron cocteles "molotov.

Los enfrentamientos duraron cerca de una hora y tuvieron lugar un día después de que los líderes de la alianza que permanecen en el recinto gubernamental, advirtieran que sus manifestantes iban a ser atacados por partidarios de Alianza Contra la Dictadura, una organización próxima al Gobierno.

Los sindicatos de empresas estatales de Tailandia anunciaron el lunes una huelga para el próximo miércoles, en apoyo de las protestas para forzar la dimisión del primer ministro Sundaravej.

El jefe de la alianza de sindicatos de 43 sociedades públicas, Sawit Kaewvan, cuyo grupo representa a unos 200.000 trabajadores, dijo que ampliarían la movilización hasta convertirla en una huelga nacional que abarque a todos los sectores si el jefe del Ejecutivo rehúsa dimitir.

Sundaravej rechazó el pasado fin de semana dejar el Gobierno después de conseguir el respaldo de los partidos con los que gobierna Tailandia tras las elecciones legislativas de diciembre de 2007.

El primer ministro mantiene que llegó al cargo por medios democráticos y que no dimitirá a causa de "amenazas o manifestaciones".

Las protestas callejeras comenzaron el pasado mayo, cuando los seguidores de la alianza acamparon y montaron un campamento con su escenario, frente al edificio de Naciones Unidas, para denunciar al Gobierno, que tachan de corrupto, de desleal a la Corona, y de ser un títere al servicio del ex mandatario Thaksin Shinawatra, depuesto en septiembre de 2006 mediante un golpe de estado.