Público
Público

El Programa Mundial de Alimentos pide ayuda inmediata para 200.000 mauritanos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Programa Mundial de Alimentos de Naciones Unidas (PAM) considera que 200.000 mauritanos necesitan una ayuda internacional inmediata estimada en 7 millones de dólares, para paliar la "aguda" escasez de productos básicos y el incremento mundial de los precios de los cereales.

Gian Carlo Cirri, representante de esta agencia de la ONU en Nuackchot, dijo a Efe que Mauritania atraviesa un momento de "vulnerabilidad" debido a la acción combinada del déficit de lluvias y el incremento vertiginoso de precios de materias primas en todo el mundo.

Según el representante del PAM, en Mauritania la escasez alimentaria amenaza al 30 por ciento de la población rural del país, es decir, cerca de 550.000 personas -de una población total de algo más de tres millones- mientras que la proporción es del 11 por ciento en la parte urbana (unas 120.000 personas).

El PAM pide una ayuda inmediata de 7 millones de dólares para "paliar lo más urgente", aunque el global que este programa de la ONU considera necesario para satisfacer las necesidades alimentarias de los mauritanos es de unos 18 millones de dólares, añadió Cirri.

En Mauritania con una superficie de algo más de un millón de kilómetros cuadrados (el doble de la de España) la producción de alimentos depende en gran medida de la lluvia, pero la media pluviométrica anual es de sólo 300 milímetros.

Cirri indicó que la producción agrícola del país sólo cubre el 25 por ciento de sus necesidades alimentarias, por lo que "el 75 por ciento restante se importa", lo que hace al país "muy vulnerable al fenómeno actual del alza de precios de los productos básicos, especialmente los cereales".

Pero la seguridad alimentaria depende también de la ganadería, que "debería desempeñar un papel importante en la subsistencia de buena parte de la población rural", subrayó a Efe el jefe del servicio de estudios y de programación del Ministerio de Agricultura y Ganadería, Anne Mamudu.

A decir de este funcionario, Mauritania dispone, según las estadísticas de 2006, de 1.630.493 cabezas de bovino, 1.157.444 de camélidos, 11.578.426 de pequeños rumiantes y 2,2 millones de aves de corral.

Mientras que las carnes rojas cubren las necesidades de la población -e incluso hay un excedente anual de 40.000 toneladas- las carnes blancas sólo cubren el 83 por ciento de aquellas, añadió Mamudu.

Igualmente, la producción lechera del país se cifra en unas 471.000 toneladas al año, mientras que las importaciones de leche y derivados en 2007 costaron a Mauritania unos 11.000 millones de uguiyas (unos 30 millones de euros).

Ante este sombrío panorama, el Gobierno mauritano lanzó un "Programa Especial de Intervención", cuya finalidad es reforzar el poder adquisitivo de la población mediante la subvención de ciertos productos de primera necesidad (trigo, piensos, agua, electricidad y gas butano).

Al mismo tiempo, exoneró del pago de derechos de aduana (para el arroz, por ejemplo) para mantener precios accesibles para los productos afectados e incrementó en un 10 por ciento el salario base y las pensiones de jubilación de los funcionarios.

Este plan, anunciado la semana pasada, tiene un coste total de unos 28.000 millones de uguiyas (unos 73 millones de euros).

En aplicación de este programa, los precios del trigo y del pienso para el ganado se han establecido en 5.000 uguiyas el saco de 50 kilogramos (13 euros) y 4.000 uguiyas (10 euros), cuando en el mercado se estaban vendiendo a 7.500 y 5.500 uguiyas, respectivamente.