Público
Público

Protestantes alemanes eligen a una mujer para dirigir la Iglesia

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los protestantes alemanes eligieron el miércoles para liderar su iglesia a Margot Kässmann, una divorciada obispo luterana de Hanover, convirtiéndose así en la primera mujer que ocupa el cargo y la tercera en dirigir una importante confesión cristiana.

Kässmann, de 51 años, es una asidua participante de programas de televisión y es conocida en los medios como la "obispo pop".

Su candidatura para liderar a los casi 25 millones de protestantes alemanes fue controvertida por su condición de divorciada, pero finalmente obtuvo 132 de los 142 votos en el sínodo del EKD, un grupo que incluye a 22 iglesias luteranas, reformadas o unidas, para reemplazar al obispo de Berlín, Wolfgang Huber, de 67 años.

"La elección envía una señal a la Iglesia en todo el mundo de que Dios nos pide liderazgo sin considerar el género, el color o la ascendencia", dijo el reverendo Ishmael Noko, secretario general de la Federación Mundial Luterana, a la agencia de noticias Ecumenical News International en el sínodo en Ulm.

Kässmann, madre de cuatro hijos, tendrá la tarea de recuperar el atractivo de la Iglesia, que ha estado perdiendo miembros en los últimos años. En su entorno es conocida como una modernizadora favorable a un diálogo más cercano entre católicos y protestantes.

"Somos Iglesia", un grupo reformista de laicos católicos, dijo que la elección es una señal de esperanza para los católicos que apoyan al clero femenino.

El Papa Benedicto XVI, nacido en Alemania, se opone fuertemente a introducir cambios en el clero masculino célibe del catolicismo, la Iglesia más grande del mundo, y ofreció la semana pasada aceptar a anglicanos conservadores que también están en contra de la presencia de sacerdotisas y obispos homosexuales en la Iglesia.

Las únicas jefas de grandes iglesias son la obispo Katharine Jefferts Schori, de la Iglesia Episcopal de Estados Unidos, y la obispo nacional Susan Johnson, de la Iglesia Luterana Evangélica de Canadá.

La reina Isabel II es la gobernadora suprema de la Iglesia de Inglaterra, pero el arzobispo de Canterbury, Rowan Williams, es su jefe.

La Iglesia de Inglaterra tiene clero femenino y la reciente decisión de permitir más obispos mujeres podría abrir más puestos femeninos, pero los conservadores están intentando limitar sus poderes.