Público
Público

Publicidades de TV sobre comida chatarra refuerzan apetito niños

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Por Amy Norton

Un equipo halló en ensayoscon niños de entre 6 y 13 años que un DVD con publicidades decomida chatarra reforzaba en los pequeños las ganas de comerdulces y alimentos ricos en grasa.

El efecto era mayor cuando los chicos miraban publicidadesde comida chatarra que cuando observaban avisos de juguetes,especialmente en aquellos que solían mirar más de 21 horas detelevisión por semana.

Con todo, los efectos de las publicidades de alimentos,señalan los autores, fueron leves, dada la pequeña diferenciaen la cantidad promedio de alimentos que los niños decían quequerían "ya".

"Nunca se podrá demostrar si las publicidades de alimentosfavorecen la obesidad con estudios experimentales", dijo EmmaJ. Boyland, de la University of Liverpool en el Reino Unido."Existen demasiadas variables a considerar", agregó.

Los resultados, publicados en la revista Pediatrics,aparecen cuando la comercialización de alimentos para niñosestá bajo observación.

En la misma revista, la Academia Estadounidense dePediatría insta al Gobierno de Estados Unidos a prohibir laspublicidades de comida chatarra orientada a niños.

En abril, las agencias gubernamentales estadounidenses lepropusieron a la industria principios voluntarios para lacomercialización orientada a niños y adolescentes y algunosestados, como San Francisco, tomaron medidas propias.

El equipo de Boyland les pidió a 281 niños que concurrieranal laboratorio dos días para mirar un DVD con dibujos animados.Un día, el DVD incluyó publicidades de comida rápida, cerealescon azúcar y otros productos dulces y ricos en grasa. Elsegundo día, los avisos eran de juguetes.

Luego de mirar cada DVD, los niños respondieroncuestionarios para determinar qué alimentos querían comer. Losefectos fueron pequeños: luego de las publicidades dealimentos, los niños quisieron unas nueve golosinas, comparadascon ocho después de las publicidades de juguetes.

Y los niños que habitualmente pasaban mucho tiempo frenteal televisor, quisieron 10 golosinas, comparado con ocho en losque solían mirar menos televisión a diario.

"El estudio confirma el efecto acumulativo y sostenido dela publicidad televisiva de alimentos: cuanta más televisiónmiran los niños, más susceptibles son a la publicidad", dijoLori Dorfman, directora de Berkeley Media Studies Group, enCalifornia.

"Esto no sería tan malo si la industria ofreciera susmejores productos, pero no lo hace", añadió.

La Academia Estadounidense de Pediatría recomienda que losniños no pasen más de dos horas por día frente a una pantalla(televisión y computadora). Boyland dijo que el equipo respaldaesa indicación.

FUENTE: Pediatrics, online 27 de junio del 2011