Público
Público

Un "puente a ninguna parte" enfrenta a las campañas de Obama y McCain

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Un "puente a ninguna parte", un proyecto en Alaska que acabó simbolizando el despilfarro público y al que la compañera de fórmula del republicano John Mccain, Sarah Palin, dijo haberse opuesto, se convirtió hoy en un nuevo motivo de enfrentamiento con el candidato demócrata, Barack Obama.

Un nuevo anuncio de John McCain, en el que él y su aspirante a la vicepresidencia, gobernadora de Alaska, se presentan como "inconformistas" que luchan contra los poderes establecidos al haber rechazado ella el citado puente, que nunca llegó a ver la luz, ha puesto en pie de guerra a la campaña del senador por Illinois.

La infraestructura, presupuestada en unos 400 millones de dólares, iba a unir la localidad de Ketchikan con una isla de 50 residentes.

La campaña de Obama dijo hoy en un comunicado que es "mentira" la afirmación de que Palin se opuso al "puente a ninguna parte".

Palin se opuso al proyecto en 2007, pero lo había apoyado inicialmente en 2006, cuando competía por el puesto de gobernadora.

Su rechazo llegó después de que se desatase la polémica y después de que los fondos federales que planeaban ir a parar a la obra se destinasen a otros usos.

El tira y afloja sobre el citado proyecto se enmarca dentro de una polémica más amplia que gira en torno a los proyectos especiales que los legisladores respaldan para sus respectivos distritos electorales o estados.

Esos gastos son a menudo superfluos y criticados por la opinión pública al considerarlos una muestra del despilfarro que ha incrementado el déficit público.

Tanto McCain como Palin criticaron hoy a Obama por la cantidad de fondos que ha solicitado para su estado de Illinois, a pesar de que bajo el liderazgo de Palin, Alaska ha solicitado 10 veces más fondos.

Obama no ha solicitado ningún proyecto especial este año. El año pasado pidió 311 millones de dólares, el equivalente a unos 25 dólares por cada residente de Illinois. Alaska solicitó este año fondos federales para proyectos especiales por valor de 198 millones de dólares, alrededor de 295 dólares por cada uno de sus habitantes.

Palin ha recortado las solicitudes de dinero federal, pero aun así Alaska todavía es de lejos el estado que consume más fondos federales per cápita para proyectos especiales.