Público
Público

Qantas volverá a volar "en las próximas 24 horas"

El director ejecutivo de la aerolínea australiana anuncia la reanudación de todos los vuelos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los vuelos de la aerolínea australiana Qantas se normalizarán en las próximas 24 horas, según afirmó su director ejecutivo, Alan Joyce, tras finalizar un conflicto que afectó a unos 80.000 pasajeros en el mundo.

Joyce señaló que los vuelos interiores e internacionales se reanudarían esta tarde, una vez que la autoridad reguladora de aviación civil le dé luz verde.

'Normalizaremos nuestras labores en las próximas 24 horas', indicó Joyce en comparecencia ante la prensa.

Esta reanudación se da después de que el órgano de arbitraje laboral de Australia (FWA por sus siglas en inglés) ordenó en la madrugada del domingo a los sindicatos de pilotos, mecánicos y personal de tierra que cesaran en sus huelgas.

La decisión se produjo al día siguiente de que Qantas anunciase que dejaba en tierra de manera indefinida sus flota de aviones, mientras que el fallo del FWA concedía 21 días para alcanzar una solución.

Tras conocer la medida, la primera ministra australiana, Julia Gillard, felicitó al FWA por el veredicto y criticó a Qantas por adoptar una medida 'extrema', según una entrevista con el Canal 7 de la televisión australiana.

El secretario nacional del Sindicato de Trabajadores de Transporte (TWU, siglas en inglés),Tony Sheldon, manifestó que su organización, que representa al personal de tierra de Qantas, evalúa apelar la decisión y anunciará su decisión en las próximas 48 horas.

'Si la empresa negocia de buena fe, que es lo que esperamos que haga, en los próximos 21 días no plantearemos ninguna huelga', explicó Sheldon según la agencia australiana de noticias.

La decisión de Qantas afectó 'a más de 68.000 pasajeros' y 'ha motivado la cancelación de 447 vuelos' nacionales e internacionales, según datos de la aerolínea, aunque otras fuentes elevan la cifra de damnificados a 80.000 personas.

El sector turismo ha calculado que las pérdidas por el parón del fin de semana ascienden a 85,7 millones de dólares, y que si la crisis continuaba llegarían a los 161 millones de dólares.

El diálogo entre empresa y sindicatos se resintió en agosto con el anuncio de la empresa de un plan de reestructuración de su unidad internacional que contempla el despido de mil trabajadores.