Público
Público

Rajoy busca el inminente relevo de Rouco para descongelar la relación con el episcopado

El presidente del Gobierno evita recibir al cardenal en La Moncloa y espera que el nuevo Papa lo cese antes de 2

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Mariano Rajoy se resiste a recibir al presidente de la Conferencia Episcopal Española (CEE) en el Palacio de La Moncloa, como hicieron sus antecesores con más o menos retraso (José Luis Rodríguez Zapatero recibió a Antonio María Rouco Varela a los cuatro meses de ganar en 2008, a pesar del visible enfrentamiento entre los socialistas y los obispos) La relación entre el del PP y el jefe de la CEE es tan mala, sin embargo, que han transcurrido 18 meses desde que el presidente del Gobierno ganó las elecciones y monseñor Rouco no ha sido recibido de forma oficial. En realidad, según fuentes del PP, Rajoy y Rouco han mantenido algún encuentro de carácter informal fuera del palacio presidencial y con un número reducido de personas, nunca los dos solos, aunque desde La Moncloa evitan comentar los encuentros del presidente que no estén en la agenda oficial.

Con todo, cualquier reunión es inútil, señalan en el mismo entorno, pues la relación entre ambos gallegos es pésima desde que la cadena de los obispos, la COPE, con el presentador Federico Jiménez Losantos a la cabeza, optó por apoyar a Esperanza Aguirre en 2008 como líder del PP, buscando la caída de Rajoy de este puesto en el que fue, probablemente, el peor momento del presidente del PP en la oposición. El sucesor de José María Aznar se tomó esta ofensiva como un ataque personal y, desde entonces, aunque se han hecho esfuerzos desde las cúpulas del Gobierno (Vicepresidencia y Ministerio de Justicia) y el PP (Secretaría General) para reconducir la relación, todos los conservadores parecen haber tirado la toalla. Especialmente, desde que Rajoy se reunió el pasado 15 de abril con el Papa Francisco en el Vaticano. Aunque en el citado encuentro ambos mandatarios estuvieron solos, varios miembros del PP confirman que la intención de Rajoy pasaba por sugerir al jefe del Estado vaticano un relevo 'rápido' en la cúpula de los organización episcopal. Al fin y al cabo, recuerdan los conservadores, Rouco ya está de prestado al frente de la CEE, pues este mes de agosto cumple 77 años y a los 75 debería de haberse retirado.

El fin del mandato natural al frente de la Conferencia Episcopal, sin embargo, debería producirse en 2014, aunque Rajoy confía en que el Papa anuncie el relevo de Rouco en la cúpula católica española este mismo año y pueda normalizarse una relación oficial con el episcopado al máximo nivel, argumentan los conservadores, 'puesto que la comunicación del presidente con otros prelados españoles es positiva' y hay sintonía suficiente para trabajar en un momento complicado para el Gobierno, que tampoco quiere perder a su electorado más fiel a los postulados católicos.

Quienes conocen al cardenal Rouco, además, aseguran que su malestar y decepción con el Gobierno de Rajoy es mayor de lo esperado, toda vez que el líder de los obispos se volcó en cargar contra las políticas del Ejecutivo socialista con manifestaciones y actos de protesta incluidos. La materialización más evidente de ese descontento con el presidente llegó el mismo día de su encuentro con el Papa, cuando el cardenal gallego le echó en cara los incumplimientos electorales del PP: derogar la ley del aborto (que será endurecida al modo conservador, pero no retirada) y anular el matrimonio homosexual (el Gobierno no tiene intención de llevar la contraria al Tribunal Constitucional en este punto, ya que se pronunció a favor y con eso se queda)

Además, el proyecto Eurovegas, que Rouco aseguró que entrañaba 'riesgos' morales, sigue su andadura y tanto el Ejecutivo central como el de la Comunidad de Madrid han apostado por tratar de compensar en algo la brutal caída del empleo, aunque sea a costa de los 'riesgos' morales, al decir católico, o sociales, en general.