Público
Público

Rajoy se cierra en banda y dice que la Constitución no se toca

El presidente ignora las demandas territoriales y la insatisfacción ciudadana mostrada en el último barómetro del CIS y asegura que la Carta Magna "está vigente"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, no ha decepcionado. Enemigo de dar sorpresas espectaculares y dar pie a titulares llamativos, el jefe del Ejecutivo se ha limitado a lanzar balones fuera ante los periodistas durante los breves minutos en los que ha charlado con ellos durante la recepción en el Senado para celebrar el Día de la Constitución.

Por dos veces, en sendos 'corrillos' un tanto caóticos, Rajoy no ha querido pronunciarse sobre los temas más polémicos de la actualidad política: nada sobre la no subida de las pensiones, nada sobre el cumplimiento del déficit público, nada sobre el proyecto de ley de educación que prepara su ministro Wert, y así sucesivamente.

Ya que la cita versaba sobre la Constitución, el presidente fue interpelado por los periodistas sobre la reforma de su texto. Nada de nada. La Constitución no se toca, ni siquiera para cambiar el espinoso artículo que da prioridad a los varones sobre las mujeres en el orden sucesorio a la Corona.

Estas declaraciones están en las antípodas del sentir de la sociedad española ya que, según el último barómetro del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), sólo el 37,4% de los ciudadanos se siente 'muy' o 'bastante' satisfecho con la Carta Magna de 1978. Rajoy, en cambio, ha insistido en que la Constitución está 'plenamente vigente' después de haber sido modificada en dos ocasiones desde 1978 y que se trata de un marco que hay que conservar para los próximos años.

Al margen de eso, no dijo ni una palabra más sobre este asunto, ni mucho menos sobre otro aspectos. En materia económica tan solo acertó a decir que en estos momentos 'estamos ultra endeudados y nuestro primer objetivo es desendeudarnos. Mientras las acciones en favor del euro continúen será mejor para nuestro crecimiento económico', ha dicho. Y ha reiterado su pronóstico: 'En el 2014 empezará a levantarse la economía'. Y a los más impacientes les conminó a esperar al día 28, fecha para la que ha anunciado una comparecencia suya en rueda de prensa en la Moncloa par hacer una valoración de su primer año como presidente del Gobierno. Antes de esa cita, Rajoy ha dicho que comparecerá en el Congreso de los Diputados el próximo día 19 para dar cuenta de los resultados del Consejo Europeo que celebrarán los líderes de la UE en Bruselas los días 13 y 14. Sobre Merkel ha dicho que está contenta de su relección como líder de la CDU, aunque ha añadido: 'El año que viene tiene elecciones'.

El presidente ha dado poco más de sí. Durante más de una hora ha departido con unos y con otros -ha llamado la atención su charla con la alcaldesa de Madrid, Ana Botella-; su encuentro con Alfredo Pérez Rubalcaba ha sido fugaz y a la vista de todos: un sencillo apretón de manos. Antes de la ceremonia de los 'corrillos' en el salón de los Pasos Perdidos, los presidentes del Senado, Pío García Escudero, que ejercía de anfitrión, y JesúsPosada, dieron cierta solemnidad al acto con sendas intervenciones.

El presidente de la Cámara alta reclamó apoyos para reivindicar 'en estos momentos de crisis y preocupaciones sociales' el trabajo de los parlamentarios y en especial el que lleva a cabo el Senado. Un consenso que exigió para culminar la reforma que propone para la Cámara alta y que está en marcha. También aludió a la necesidad de cerrar el proceso del Estado de las autonomías aunque ello compote reformar la Carta Magna.

Por su parte, Jesús Posada dedicó su corto parlamento para recordar la validad del texto constitucional como garante de las libertades y destacó el papel desempeñado por los parlamentarios constituyentes y los ponentes, entre los que se encontraba presente Miguel Herrero.

A la cita en el Senado hubo un 'desembarco' de elementos del PP, empezando por el Gobierno: tan solo los titulares de Fomento, Exteriores y Agricultura no han respondido a la convocatoria. Sus presidentes autonómicos también ha venido mayoritariamente, pero no todos, encabezados por Feijóo y Cospedal. En las filas socialistas han acompañado a Rubalcaba el presidente andaluz Griñán, la portavoz Soraya Rodríguez, el alcalde de Toledo, García Page y los ex presidentes del Congreso Manuel Marín y José Bono. También han estado presentes los titulares de altas instituciones del Estado como el Tribunal Constitucionalo el Tribunal de Cuentas.

Entre los ausentes hay que citar al líder de Izquierda Unida, Cayo Lara, quien sin embargo se acercó a la carpa situada la puerta para hacer unas breves declaraciones. 'No estamos porque somos coherentes; la Constitución no se cumple y no se cumple en beneficio de los ciudadanos', dijo acompañado de dos parlamentarios de su grupo. Tampoco asistieron los integrantes e los grupos parlamentarios de partidos nacionalistas.

En los corrillos, tal vez la frase más celebrada fue la que en un momento determinado pronunció el ministro Wert, que concentró la atención permanente de los periodistas: 'Yo soy como un toro bravo, me crezco con el castigo'. 'No tengo en la agenda una visita oficial a Catalunya, sólo voy de vacaciones de incógnito', añadió.

En las filas socialistas también hubo corrillos. Sobre la situación interna y procesos de primarias, Rubalcaba reconoció que ayer mantuvo una conversación con Joan Mesquida, ex alto cargo del Gobierno socialista y ex director general de l Policía con Rubalcaba como ministro. 'Me ha llamado para comunicarme en lo que está, y mí me parece bien cualquier actuación de los compañeros siempre que sea en beneficio del PSOE', ha dicho. En relación al texto constitucional dijo que una reforma exige amplio consenso y que personalmente colocaría a la sanidad en el apartado de derechos fundamentales de los ciudadanos

Por su parte, el alcalde de Toledo, Emiliano García-Page, ha manifestado que en su opinión 'el proceso de primarias debería convocarse y celebrarse antes de la próxima campaña lectoral para los comicios al Parlamento Europeo (previsto para junio de 2014)'.

El presidente Griñán no ha querido meterse en harinas internas pero sí ha lanzado duras críticas al Gobierno en materia económica: 'A mí me han quitado el impuesto que tenía a la banca, aunque no se aplicaba a las entidades que concedían créditos a las empresas, mientras que el Gobierno está poniendo impuestos sobre todos los conceptos. ¿Qué es lo que promociona, la economía productiva o la especulativa?', se ha preguntado ante los periodistas.