Público
Público

Rajoy promete una apuesta contundente en favor de la legalidad en la inmigración

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El candidato del PP a la Presidencia del Gobierno, Mariano Rajoy, prometió hoy que si gana las elecciones hará una "apuesta contundente en favor de la legalidad" en la inmigración, avisó de que en este asunto será "implacable" y dijo esperar que "también lo sea" la UE.

En un mitin en el Pabellón Municipal de Deportes de Santa Cruz de Tenerife ante cerca de 2.000 personas, Rajoy le dijo al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, que la "política del avestruz" no funciona en este asunto.

"Yo estoy a favor de la inmigración, de que aquellas personas que puedan ganarse la vida dignamente en España vengan", dijo, antes de añadir que, no obstante, él quiere "orden, control, ley, integración y que los derechos de los españoles no se vean perjudicados por los derechos de todos los demás".

Apostó por ciudadanos "todos iguales en derechos y oportunidades y en deberes y obligaciones". "No puede entrar todo el mundo que quiera sin control, porque no cabemos", añadió.

Por ello, aunque reconoció que es un tema "difícil", explicó que si gana hará una "apuesta contundente en favor de la legalidad" para que quien venga a España "lo haga con contrato de trabajo".

Tras avisar de que será "implacable contra la inmigración ilegal y contra las mafias", apuntó que éstas que trafican con seres humanos "son los negreros del siglo XXI".

"Contra eso hay que ser contundentes, implacables y ni una sola concesión. Ese es mi compromiso", añadió.

Recordó que hace solo unas semanas habló con Nicolás Sarkozy y Angela Merkel de la necesidad de que exista una política de inmigración común y aseguró que hará una apuesta en ese sentido.

El presidente del PP defendió el contrato de integración que ha propuesto para los inmigrantes e insistió en que ya existe en Francia, Reino Unido, Holanda, Bélgica y en muchos landers alemanes.

Rajoy señaló que lo más importante es evitar que se formen "guetos" y por ello subrayó que los inmigrantes deben comprometerse a aprender la lengua española, a respetar las leyes y a "asumir las costumbres españolas" y a cambio, continuó, tendrán los mismos derechos y oportunidades que los ciudadanos del país.