Público
Público

Otro rally con heridos

Un coche sin frenos arrolla a varios espectadores del Sur do Condado, una prueba gallega. Las seis víctimas reconocen que no hicieron caso a las órdenes de los comisarios

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

'Asumo la culpa porque nos avisaron varias veces y no entramos en razón. Tengo 15 años y nunca me quitaré esa imagen de la cabeza: ¡la chica que estaba a mi lado saliendo despedida! Pude ser yo también si no me llego a tirar a un lado'. El relato, firmado por dani-s2000 en uno de los foros de gzrally.com describe el escalofriante accidente sucedido el pasado sábado en el rally Sur do Condado, prueba del campeonato gallego celebrada en Pontevedra.

Minutos antes de atacar una cerrada curva a la derecha, el Citröen Saxo conducido por Isaac Durán se salió de la carretera y rompió los latiguillos de los frenos. El piloto volvió al tramo, pero sólo se dio cuenta de la avería cuando, en una corta recta de bajada, pisó el pedal para reducir y el mecanismo no respondió. El vehículo no giró, siguió en línea recta y embistió a un numeroso grupo de espectadores situados en una zona prohibida. Tres de ellos fueron ingresados en el hospital Povisa de Vigo, si bien ninguno sufrió heridas de gravedad, y otros tantos fueron atendidos por magulladuras leves.

48 horas después del suceso, Fernando Fernández, director de la carrera, aún transmitía susto, impotencia y, sobre todo, rabia. 'La primera noticia que me dieron es que había tres muertos. Afortunadamente no ha sido así, pero porque hubo suerte'.

A medida que rebobina, Fernández se enciende: 'Dan ganas de mandarlo todo a tomar por el saco. Hay espectadores que nunca obedecen y que, además, insultan a los comisarios que les indican dónde situarse. La mujer que está hospitalizada le dijo de todo a un guardia civil que le ordenó quitarse del lugar en el que estaba. Lo hizo, pero volvió a los pocos minutos, se sentó en el suelo y el coche le pasó por encima'.

Diana A. M., que así se llama la afectada, fue trasladada a la clínica viguesa en helicóptero con traumatismo en la pelvis y varias magulladuras. Otro de los ingresados sufre quemaduras provocadas por el tubo de escape y el tercero, posibles roturas del tabique nasal y de un talón del pie.

La aparatosidad del accidente sembró el pánico entre los espectadores presentes en el tramo de Arbo y afectó de tal manera al piloto que su primera intención fue no correr más, al menos en lo que queda de temporada. 'Desde aquí quiero darles muchos ánimos también a los pilotos, pues tampoco me quitaré nunca la imagen de uno de ellos llorando en una esquina sin saber qué decirle a la gente que le gritaba', escribe dani-s2000 en Internet.

'No entiendo que algunos espectadores sean tan energúmenos insiste el director de la carrera. Después del accidente, por la tarde, algunos zarandearon a un comisario que les pidió que se cambiaran de sitio. Van a acabar con los rallies'.

Fernández reconoce que, dada la pasividad de las federaciones y de los políticos nacionales y autonómicos a la hora de poner remedio a la inseguridad en este deporte, 'la única solución sería una ley estatal que estableciese sanciones económicas para los aficionados que se nieguen a cumplir las directrices de seguridad'.

Aunque el director gallego asegura haber extremado las medidas de seguridad 'la ambulancia llegó en 12 minutos', algunos mensajes de varios foros, firmados incluso por supuestos pilotos participantes en el rally, señalan la presencia de aficionados en medio de la carretera tras algún cambio de rasante.'La culpa es nuestra y punto. No volveré a ponerme en un sitio así, os lo aseguro', concluye el forero.