Público
Público

Rato avisa de que esta crisis será muy costosa desde el punto de vista electoral

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El ex ministro de Economía Rodrigo Rato ha advertido hoy de que esta crisis "va ser muy costoso desde el punto de vista electoral" y ha opinado que las "medidas simples y demasiado poco creíbles no tranquilizan para nada a la opinión pública".

Rato ha hablado esta mañana en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo de Santander sobre la respuesta de los gobiernos latinoamericanos a la crisis y sobre las fortalezas y debilidades de España, un país donde el coste en términos de empleo está siendo "más fuerte".

El ex ministro de Economía, quien ha intervenido en el VIII Encuentro Santander-América Latina, ha opinado que las sociedades son maduras y la gente sabe más de economía de lo que los estamentos oficiales creen, por lo que "las medidas demasiados simples y demasiado poco creíbles no tranquilizan para nada a la opinión pública".

"Otra cosa es que los calendarios políticos hagan que las decisiones políticas traten de ser lo menos costosas desde el punto de vista electoral", ha añadido Rato, quien, a continuación, ha advertido de que "esta crisis va a ser muy costosa desde el punto de vista electoral".

Bajo su punto de vista, desde finales de los setenta, no ha habido en el mundo una crisis que vaya a tener costes electorales "tan importantes". "Comprendo que para los que están no sea fácil de aceptar, pero va a ser bastante inevitable", ha apostillado.

El ex ministro ha citado como debilidades de la economía española en este contexto de crisis el déficit exterior, que debe ser necesariamente corregido y limita las opciones de la política macroeconómica, y el incremento del desempleo.

Rato, ex director del Fondo Monetario Internacional, ha opinado que esta crisis está teniendo altos costes de desempleo en el mundo que en España son "más fuertes", lo que, a su juicio, indica que la economía española se está ajustando por el lado del empleo.

Ha advertido de que eso no significa que sea la menor opción, supone un desafío importante para la sociedad española y sus instituciones políticas y es una decisión que "merece explicarse y meditarse porque tiene consecuencias a corto y medio plazo muy importantes".

Rato también ha alertado sobre el déficit exterior, "muy difícil" de corregir con un panorama nacional de recesión y que limita las opciones de la política macroeconómica.

El ex vicepresidente del Gobierno ha señalado que cuando comenzó la crisis, España tenía unas finanzas públicas "muy sólidas", una situación que ha cambiado "muy rápidamente" por el incremento de la deuda pública".

Y ha recordado que algunas autoridades políticas españolas han reconocido que los márgenes presupuestarios se han "estrechado notablemente" y otras han hablado incluso de que se han reducido prácticamente a cero, lo que implica que el margen positivo de déficit publico se ha agotado.

Según Rato, continúa abierta la discusión sobre cómo se han gastado esos fondos.

El ex director del FMI ha dicho que España también tiene como fortaleza el sistema financiero, aunque también tiene que enfrentarse a un proceso de saneamiento.

Rato ha afirmado que las políticas de corto plazo de impulso de la demanda "tienen sus límites" y ha opinado que otro tipo de políticas estructurales debe ser definidas y llevadas a cabo.

El ex ministro ha subrayado que esta crisis "no es una gripe que se cura en siete días o una semana", sino que ha situado al mundo ante una nueva realidad que implica un cambio estructural.

Según Rato, "en esta transformación de la globalización", que no se va a realizar ni en un año ni en dos, hay que tomar medidas para un mundo distinto.

"La agenda de cambio es la más importante a la que los países se han enfrentado en mucho tiempo y España no es una excepción", ha añadido.