Público
Público

Reanudan las tareas de rescate tras el tsunami al oeste de Indonesia

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los equipos de emergencia reanudaron hoy las tareas de rescate en el archipiélago indonesio de Mentawai, donde al menos 282 personas murieron a causa del tsunami originado el lunes por un seísmo de 7,5 grados en la escala Richter.

Más de 400 personas continúan desaparecidas y otras 4.000 han perdido sus casas, que fueron arrasadas por olas de hasta seis metros que penetraron hasta más de 600 metros de la costa en las islas situadas frente a las costas de Sumatra, al oeste de Indonesia.

El miércoles llegó el primer avión cargado con 16 toneladas de tiendas, medicinas, comida y ropa en la isla de Pagai, al norte de Mentawai, aunque los equipos de emergencia están teniendo problemas para llegar a algunas de las remotas islas.

La Agencia de Meteorología y Geofísica reconoció que los sistemas de alerta de tsunami, dotado con boyas de detención en el mar, dejaron de funcionar hace un mes debido a la falta de mantenimiento.

"No tenemos suficiente personal cualificado para supervisar el funcionamiento de las boyas", indicó Fauzi, el director de la agencia.

Sin embargo, las autoridades aseguran que la alerta hubiera sido inútil, ya que las islas, un destino turístico para surferos, se encontraban muy cerca del epicentro y las olas las alcanzaron en cinco o diez minutos.

La falla donde se produjo el terremoto es la misma que el 26 de diciembre de 2004 causó un seísmo de 9,1 grados y luego un tsunami que destruyó localidades costeras de una docena de naciones bañadas por el Océano Índico y mató a 226.000 personas.

Al desastre causado por el tsunami, se sumó la erupción el martes del volcán del monte Merapi, en la región central de la isla de Java, que provocó al menos 30 muertos, un centenar de heridos y unos 18.000 evacuados.

Indonesia se asienta sobre el llamado "Anillo de Fuego del Pacífico", una zona de gran actividad sísmica y volcánica que es sacudida por unos 7.000 temblores al año, la mayoría de escasa magnitud y que pasan desapercibidos para la población.