Público
Público

La recaudación del Estado despega y reduce el déficit

Las medidas de ajuste impulsan los ingresos tributarios un 13,8% hasta julio. El IVA aporta un 42,2% más

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La Administración central ha enderezado el desplome de los ingresos tributarios, que arrancó en abril de 2008 y que tuvo su máxima expresión en junio del año pasado, cuando bajaron un 23% respecto a un año antes. Los datos de ejecución presupuestaria publicados por el Ministerio de Economía y Hacienda confirman el cambio de tendencia iniciado en marzo pasado en los ingresos tributarios, que crecieron hasta julio un 13,8%, hasta 96.425 millones de euros.

Es el mayor aumento en tres años y medio y, lo que es más importante, ha permitido que el déficit de la Administración central se reduzca a casi la mitad (un 48,2%) en los primeros siete meses del año, hasta el 2,44% del PIB (frente al 4,73% de un año antes).

El aumento del tipo del IVA no se apreciará hasta dentro de un mes

El dato otorga a Economía cierto margen para avanzar en sus objetivos de déficit. El desfase presupuestario de la Administración central debería estar a final de año en el 5,9% del PIB, según las previsiones del departamento que encabeza Elena Salgado.

El motor del incremento de los ingresos hasta julio ha sido la recaudación por IVA, que supone un tercio del total y que ha crecido en el acumulado del año un 42,2% (y un 95,4% interanual), impulsada, según Hacienda, 'por la mejor situación económica y el fuerte retroceso' de las solicitudes de devolución de este impuesto por parte de las empresas, cuyo reintegro agilizó el Gobierno a partir de 2008 para intentar estimular la economía y dar liquidez al tejido productivo.

El gasto de personal sube un 3,1% desde enero, pese al recorte a los funcionarios

La recaudación por IVA en julio no recoge todavía el incremento en dos puntos del tipo general del impuesto, en vigor desde el día 1 de ese mes. La razón es que el IVA se liquida, al menos, con un mes de retraso, por lo que el impacto del aumento de esa tasa (que grava el consumo) no se apreciará hasta dentro de un mes.

Otra razón para el incremento de la recaudación es el efecto de las medidas de ajuste fiscal adoptadas este año (las más importantes, en mayo pasado), cuyo impacto recaudatorio total asciende hasta julio a 3.660 millones, según Hacienda: 2.230 millones proceden de la supresión de la deducción de 400 euros para buena parte de los contribuyentes (sólo se ha mantenido para rentas inferiores a 18.000 euros al año); 240 millones, de la elevación, en un punto, del tipo de retención sobre las rentas de capital al 19%, y 1.190 millones, a la subida de tipos en los impuestos especiales (tabaco y gasolinas) aprobada en junio de 2009 y que ha permitido captar un 4,2% más que en el mismo periodo de 2009.

También se registraron incrementos en la recaudación por IRPF, que supone un 42,4% de los ingresos impositivos y que aumentó un 5,2%; y en la de impuestos especiales, que repuntó un 5,7%.

Se han ingresado 3.400 millones por los 400 euros y los impuestos especiales

Menos positiva es la evolución de los ingresos por Impuesto de Sociedades, un síntoma de que continúan las dificultades para las empresas, pese a la mejoría de la coyuntura económica. Hasta julio, cayó un 9,8%, hasta 6.250 millones. Habrá que esperar hasta la publicación de los datos de ejecución presupuestaria del próximo octubre (cuando se realiza el segundo pago a cuenta de este impuesto, tras el que se ejecuta en abril) para conocer la salud de las empresas.

Según la Agencia Tributaria, si se elimina el impacto de los cambios normativos y del anormalmente alto grado de ejecución de las campañas de IVA anual e IRPF de 2009, el aumento de los ingresos tributarios netos hasta julio sería del 6,9%, lo que duplica la tasa acumulada hasta junio.

El déficit del Estado se ha reducido casi a la mitad en un año

En el capítulo de gastos, el Estado ha logrado una reducción del 2,5% en los pagos no financieros, hasta 106.011 millones de euros, debido, principalmente, a la disminución de las transferencias corrientes, vinculadas, por ejemplo, a los recursos para los servicios públicos de empleo. Estos han recibido hasta julio 6.843 millones, un 28% menos.

Por el contrario, las transferencias a las comunidades autónomas han aumentado un 4,6%, hasta 25.898 millones, por el anticipo a cuenta de los recursos adicionales del nuevo sistema de financiación, establecido el año pasado.

Los sueldos de los trabajadores públicos todavía crecen un 1,3% en el acumulado del año (frente al 2,2% de junio), aunque el dato de julio ya refleja el recorte de sueldo a los funcionarios (las nóminas caen un 4,9%). En conjunto, los gastos de personal aumentan un 3,1% hasta julio, por el mayor desembolso en cotizaciones sociales (crece un 10,4%). Los gastos financieros, por su parte, han crecido un 12%, hasta 16.569 millones.

¿Cuál es el objetivo de déficit para este año?
Las cuentas del conjunto de las administraciones públicas (Gobierno y Seguridad Social, autonomías y municipios) deberían cerrar el año con unos número rojos equivalentes al 9,0% del PIB, desde el 11,2% de 2009. Al Ejecutivo central le corresponde bajar su parte del 9,5% al 5,9%; esto es, reducirlo en más de 36.000 millones de euros.

¿Es posible lograr la cifra marcada?
El resultado de julio lo pone más fácil. El déficit es casi la mitad del que existía un año antes (en términos absolutos, ya se ha reducido en 24.000 millones) y todavía no se han contabilizado la segunda parte de las medidas de ajuste acordadas por el Gobierno, como la subida del IVA o el recorte en las inversiones públicas. El Ministerio de Economía dice que, de momento, se van cumpliendo sus previsiones, y apuesta por que el objetivo se logrará.

¿Qué ha pasado con la subida del IVA?
La subida que entró en vigor el 1 de julio (del 16% al 18% del tipo general, y del 7% al 8%, del reducido) todavía no se refleja en las cuentas del Presupuesto. Lo que se ha ingresado ahora es el impuesto devengado en junio. Hay que esperar a agosto para comprobar el efecto del aumento fiscal. Y no será completo. Ese mes se ingresará el IVA de las grandes empresas; pero hasta octubre no llega a la caja el que paguen las pymes.

¿Por qué suben los ingresos?
Por un parte, está el ajuste fiscal de comienzos de año, con la retirada parcial de la deducción de 400 euros en el IRPF y el incremento de la fiscalidad sobre el ahorro del 18% al 19% (y al 21% para los rendimientos superiores a 6.000 euros). Sigue, además, el efecto de la subida del impuesto del tabaco y del impuesto sobre hidrocarburos acordada en junio de 2009. Y, sobre todo, se están realizando menos devoluciones. En realidad, según Hacienda, las devoluciones de impuestos, especialmente del IVA, se realizan ahora a un ritmo normal, cuando en 2009 se agilizaron para facilitar más liquidez a las empresas. Las menores devoluciones representan casi el 70% de los mayores ingresos.

¿Cómo marchan los gastos?
En julio se han contenido, sobre todo por las menores transferencias que ha necesitado el Servicio Público de Empleo para el pago de las prestaciones del paro. También comienzan a notarse algunas medidas, como el recorte salarial para los empleados públicos. En el gasto, queda la peor parte del ejercicio, pues gran parte de los desembolsos, sobre todo el pago de inversiones, se acumulan en el último trimestre.

¿Qué ha sucedido con el sueldo de los funcionarios?
En julio, el gasto en sueldos y salarios del personal activo ha caído un 4,9%. En el acumulado del año, comparado con 2009, las nóminas crecen un 1,3%. Pero los gastos totales todavía aumentan a un ritmo del 3,1% por las incorporaciones de personal (Policía y Guardia Civil, especialmente) y por los desembolsos para las mutualidades de funcionarios.