Publicado: 04.04.2014 07:00 |Actualizado: 04.04.2014 07:00

Los recortes y la 'ley Wert' avivan la violencia machista entre los menores

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Una semana después de que el Gobierno anunciara que invertirá 3.000 millones de euros en un nuevo plan de Igualdad, cinco hombres asesinaron a sus parejas en 48 horas. Y una semana después de este repunte de agresiones machistas, el Observatorio contra la Violencia Doméstica y de Género hace público que más de 150 menores fueron juzgados por agresiones machistas el año pasado. Suponen un 5% más que en 2012 y se impusieron medidas contra 133 de ellos. Este dato, incluido en el último balance del organismo con sede en el Consejo General del Poder Judicial, constata —según los expertos— el retroceso en las políticas de Igualdad que ha llevado a cabo el Gobierno de Mariano Rajoy.

"El hecho de que los menores de edad repitan patrones machistas es la demostración de que el Ejecutivo no se toma en serio la violencia sexista", sentencia la catedrática de Género Laura Nuño. "Hasta ahora se han hecho campañas potentes de sensibilización sobre los accidentes de tráfico, el alcohol, las drogas y el tabaquismo porque se consideran problemas importantes, y no se han hecho con las agresiones machistas porque no se consideran problemas importantes". 

El ex delegado del Gobierno para la Violencia de Género con el Ejecutivo socialista, Miguel Lorente, coincide con el diagnóstico y se pregunta: "¿Por qué hablamos siempre de lucha contra la violencia de género y no de lucha contra la desigualdad? La violencia sexista es la última consecuencia de la desigualdad y es ahí donde hay que incidir, en la concienciación y en la educación".

La violencia de género es un fenómeno tan integrado en la sociedad que no entiende edades y, además, se invisibiliza. Por eso, la presidenta de la Federación de mujeres separadas y divorciadas, Ana María Pérez del Campo, advierte de que la lucha contra la violencia machista "no se debe centrar en la protección de las víctimas, sino también en la prevención", una partida que se ha reducido cerca de un 30% tras llegar Rajoy a La Moncloa. La prevención, sigue Pérez del Campo, pasa porque "ningún niño viva en un ambiente en el que la violencia se considere una conducta correcta". Según el último Eurobarómetro, 840.000 niños y niñas españoles (el 10% de la infancia del país) viven en hogares en los que se producen agresiones machistas.

Además, el estudio Igualdad y Prevención de la Violencia de Género en la Adolescencia, elaborado por el desaparecido Ministerio de Igualdad en 2010, revelaba que un 9,6% de las chicas entre 15 y 18 años reconocía haber sufrido violencia machista y un 13,1% de los chicos asumía haberla ejercido. "La percepción de violencia entre ellos y ellas, además, difería en cuatro puntos, lo que demuestra que es un fenómeno estructural integrado en las relaciones afectivas", explica Lorente, que toma varias formas: "Quien bien te quiere te hará llorar, si me controla con el móvil es porque se preocupa por mí, si me pega es porque le importo", ejemplifica.  

Precisamente porque la violencia es un elemento "tan arraigado a la normalidad y a la cultura", sigue Lorente, es tan importante la labor institucional en este sentido. A los recortes en políticas de Igualdad —un 47% en los dos últimos años— se une también la reforma educativa del ministro Wert. "La asignatura de Educación para la Ciudadanía que el Gobierno ha eliminado enseñaba a los menores a que los seres racionales se comunican con el debate y no con los puños", apunta Pérez del Campo, quien considera que "cuando la educación en la familia falla, cuando el referente es transmisor de violencia", la escuela es un elemento clave en la educación en igualdad.

De hecho, la familia y las instituciones (la escuela, entre ellas) son, junto con los amigos y los medios de comunicación, los cuatro agentes de socialización. Nuño explica que siempre puede fallar uno de esos agentes. "¿Hasta qué punto estamos comprometidos en desmontar valores no igualitarios? En el cine, por ejemplo, nunca es una mujer quien lleva la acción de la película".

016. Teléfono de atención a víctimas de violencia de género. Es gratuito y no deja rastro en la factura telefónica.