Público
Público

La reforma de la negociación colectiva se aprueba con el único apoyo del PSOE

La norma sale adelante con los votos de los socialistas (169) y gracias a la abstención de CiU y PNV. Los votos en contra sumaron 159.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Pleno del Congreso de los Diputados ha convalido el decreto ley de la reforma de la negociación colectiva con el único apoyo de los diputados del PSOE. 

En la aprobación fu crucial la abstención de CiU, PNV, CC y UPN frente al rechazo del PP, ERC, IU-ICV, BNG y UPyD.

Tras un extenso debate de más de dos horas, durante el cual el ministro de Trabajo, Valeriano Gómez, tomó la palabra en varias ocasiones para responder a distintos portavoces, la norma salió adelante por 169 votos a favor, 20 abstenciones y 159 en contra. En ese tiempo hubo varias salidas y entradas de diputados del PNV y CiU en la zona de Gobierno. El PSOE buscaba no quedarse solo en la votación, pero finalmente no logró el objetivo.

Sin embargo, Zapatero restó importancia a esos apuros parlamentarios: 'Para eso está el Parlamento, es la grandeza de la democracia'.

Eso sí, hubo unanimidad para que la norma se tramite como proyecto de ley por vía de urgencia, lo que permitirá a los socialistas negociar con la oposición la introducción de enmiendas al texto.

Después de la votación, José Luis Rodríguez Zapatero expresó su satisfacción y calificó la aprobación de la nueva norma como 'un buen paso adelante' y 'una reforma más' de las emprendidas por el Ejecutivo. 'Es una buena reforma de la negociación colectiva, va a ayudar mucho a la creación de empleo y a la flexibilidad en las empresas, manteniendo lo que es la tradición de las relaciones laborales'.

En la defensa de la norma, el ministro de Trabajo, Valeriano Gómez, pidió a los grupos su apoyo ante la actual coyuntura económica 'problemática' y para reforzar la confianza externa en la economía española.

Gómez explicó que los cuatro rasgos que caracterizan la reforma son la profundidad, la eficacia, el equilibrio y el respeto. En cuanto a los objetivos principales destacó que son ordenar la estructura de la negociación, lo que supone colocar al convenio de empresa como 'eje central', y el darle más flexibilidad a las empresas para organizaarse sin que los trabajadores pierdan derechos.

La portavoz del PP Fátima Báñez subrayó que el debate era una muestra de la debilidad del Gobierno, que ya no cuenta con apoyos claros. Añadió que la reforma es un trámite para salir del paso y cumplir con el calendario de Bruselas.

Desde CiU, Carles Campuzano indicó que el decreto es un fracaso del Gobierno, 'que planteó tarde la reforma y no supo poner de acuerdo a las partes'.

Zapatero: 'Esta reforma va a ayudar mucho a la creación de empleo'

Emilio Olabarria, del PNV, afirmó que el Gobierno se ha tomado a cachondeo la negociación y destacó la capacidad del Ejecutivo para dejar insatisfecho a todo el mundo.

El diputado de IU-ICV Gaspar Llamazares resaltó que el decreto ley supone un nuevo sacrificio inútil a los mercados y un recorte desequilibrado.

Por parte de ERC, Joan Ridao criticó al Gobierno, 'que cada vez que legisla a espaldas lo estropea todo', y a la patronal, que se 'envalenonó' después de las elecciones locales y autonómicas.

Dentro del grupo Mixto, Rosa Díez, de UPyD, destacó que la negociación colectiva es el primer fracaso del Gobierno 'de la etapa postZapatero' y Carlos Salvador, de UPN, aseguró que es una reforma que llega tarde y que es un tanto corta.

Desde CC, Fernando Ríos mostró su desacuerdo porque el Gobierno ignore a las comunidades autónomas, y en el mismo sentido se manifestó por parte del BNG Olaia Fernández Davila, quien criticó la desprotección a los trabajadores, frente al beneficio a la clase empresarial