Público
Público

"El reggae se come, se bebe, se fuma: se vive"

El músico Shaggy se alistó en el Cuerpo de Marines de EEUU y participó en la Guerra del Golfo. Hoy es una estrella del reggae y uno de los platos fuertes del Festival Rototom

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Para algunos, los menos, la segunda jornada del Rototom Sunsplash comenzó ayer a las 6 horas con meditaciones y técnicas espirituales. El resto, dormía placenteramente tras un primer día en el que los conciertos y actividades acabaron bien entrada la madrugada. Y ya se sabe que sin descanso, el reggae no funciona. Ayer el escenario principal del festival acogió los conciertos de la banda francesa Dub Inc, de una de las pocas mujeres que pasará por el escenario, Queen Ifrica, del jamaicano Tony Rebel y de uno de los cantantes de reggae más conocidos por sus hits bailables: Shaggy. Cuesta imaginarse a Shaggy con el uniforme de marine, pero tras mudarse a Brooklyn, se alistó en el Cuerpo de marines de EEUU y participó en la Guerra del Golfo. Desde 1993 consigue alzar los brazos y que se muevan las caderas de todo el mundo con unos ritmos con los que ha conseguido triunfar internacionalmente.

El reggae se caracteriza por tener un mensaje profundo ¿cómo lo resumiría?

Depende, porque el reggae es la música de todos, de todos los estilos, y está por encima de la propia música. Una música con mensaje: eso puede ser el reggae. Pero es que puede ser tantas cosas... En definitiva, el reggae es lo que uno siente en cada momento, y lo bueno es que hay un sonido para cada sentimiento. Para alguna gente el reggae es una música revolucionaria, y puede serlo; para otros es una música de amor, de fiesta o para el alma. Para mi es todo, porque tengo muchos estados de ánimo. Por ejemplo, hoy estoy en uno muy bueno, con ganas de tomármelo todo con calma, otros días tengo muchas ganas de salir de fiesta, de bailar. Así es como me tomo el reggae.

¿Mejor no tomárselo tan en serio?

No, hay ya demasiada gente seria en la vida. Yo soy feliz, trabajo en lo que más me gusta y cuando veo la sonrisa en la cara de la gente siento que no puedo pedir más.

¿Y cuándo era marine se sentía igual?

Yo siempre he hecho música, incluso cuando era militar. Cuando estaba en el ejército, acabé defraudándome a mí mismo y el reggae era lo que me sostenía en aquella época. Pero también el ejército me enseñó mi camino y lo que verdaderamente me importa. No me arrepiento de haber estado allí, conocí a gente mala y buena, aprendí mucho como militar y crecí como hombre.

¿Qué se necesita para poder triunfar en el reggae?

Si lo sueñas, puedes vivirlo. Porque el reggae no es sólo un tipo de música es un estilo de vida, se come, se bebe, se fuma. Desde que me levanto cada mañana lo vivo así. Hay que hacer reggae tras vivir el reggae. Y si además quieres ser un artista, te tienes que preparar para vivirlo. Necesitas dedicación, creer en tu talento y en lo que quieres y poner siempre lo positivo por encima de lo negativo. Es la forma de conseguirlo.

La música reggae siempre ha estado ligada a la religión rasta. ¿Cuál es para usted la relación entre ambas?

Yo no soy rasta, pero respeto mucho el movimiento porque tengo familiares que sí lo son. Y como ves, no hay que ser rasta para que te guste o para hacer reggae, que es parte de mi cultura, que es la jamaicana. Estoy de acuerdo con algunos de los preceptos de los rasta, como la revolución del amor, la paz, pero también creo hay algunas contradicciones en ellas. Y hay que ser consecuente con uno mismo como ser humano. Yo no puedo ser rasta porque me gusta el pollo: a mí me gustan las chicas despampanantes.

¿Cree, por tanto, que ahora se tiene una visión distorsionada de la realidad rasta?

Hay gente que realmente lo practica y lo vive al 100 %, pero también hay mucha que no lo hace, como ocurre con el resto de religiones y de cosas en la vida.

El festival celebra el 30 aniversario de la desaparición de Bob Marley ¿Qué significó para usted?.

Es un símbolo de mi país y mi cultura, que es el reggae. Su música quedará para la eternidad.

Stephen Marley dijo hace unos días a este periódico que si su padre siguiera vivo el mundo será diferente, ¿qué opina?

Es posible, porque su influencia social era muy amplia. Pero recordemos también que en vida no lo fue tanto como lo es ahora que está muerto. En vida no habría tenido tanto impacto probablemente, así que tampoco podemos saberlo.

¿Y no es algo triste tener que morir para que llegue tu música, tu mensaje?

Sí, pero también hemos ganado mucho: una leyenda de la música que sobrevivirá generaciones y generaciones.