Público
Público

La reina del microrrelato apoya la literatura en la Red

Ana María Shua acaba de compilar su obra más breve en Cazadores de letras

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

'Con los años no se escribe mejor', dijo una vez el escritor argentino Ricardo Piglia. La frase, directa, contudente y con cierto punto pesimista, le sirve a su compatriota Ana María Shua (1951) reconocida como una de las mejores autoras de microrrelatos para explicar su trayectoria profesional, ahora que acaba de compilarse su obra más breve en el volumen Cazadores de letras (Páginas de Espuma). 'Es duro decirlo, pero creo que uno no mejora con los años. Y, además, los escritores tenemos un mundo más limitado de lo que la gente se cree', resume esta autora que ya lleva más de 80 libros publicados, entre el relato breve, la novela y las adaptaciones de cuentos populares.

La autocrítica no obstaculiza, sin embargo, una reflexión sobre su propia evolución literaria en el terreno del género brevísimo. Según ella, desde La sueñera, Casa de Geishas, Botánica del caos, Temporada de fantasmas hasta el inédito Fenómenos de circo los cinco libros que conforman esta compilación 'he cambiado el tono poético por otro mucho más narrativo, y he abandonado ciertas cosas como los juegos de palabras. Además, con Fenómenos de circo es la primera vez que he hecho un libro temático', sostiene.

Desde 1984, año en que publicó La sueñera, tras regresar de Francia país donde se exilió para no sentir la presión de la dictadura argentina el mundo también se ha visto abocado a una transformación. Incluso a una revolución literaria, que es como Shua define la aparición de Internet: 'Creo que la Red es la gran potenciadora de los microrrelatos. Ahora hay muchísima gente que está colgando sus textos en sus blogs. Y, de hecho, los míos están en Internet por todas partes, algo que me parece muy bien', añade. Es más, ella cree que Internet ha hecho algo aún más importante para la literatura y es atraer a las nuevas generaciones. 'Con la Red, los jóvenes han regresado a la palabra escrita. Ahora escriben más que nunca, y además con fórmulas totalmente nuevas.', reconoce.

Precisamente, la forma y el contenido de sus microrrelatos ha sido siempre uno de sus quebraderos de cabeza. 'Puedo estar cuatro horas encerrada para que me salga un microrrelato. A mí no se me ocurren de repente', manifiesta. Ella sabe que la brevedad es difícil, porque hay que saber jugar bien con la paradoja 'e intentar desafiar a la lógica', afirma. Y, todo ello, en menos de 25 líneas, según dice la teoría del microrrelato, a pesar de que ella prefiere 'no atender a todo esto de los elementos teóricos, ya que siempre puede venir alguien que te patee el tablero'.

Ana María Shua lo que busca son lectores, y cree que los jóvenes son el mejor semillero, ahora que ha regresado el interés por lo breve. 'La lectura de los microrrelatos es fatigosa, ya que te exigen comenzar una y otra vez. Pero, también es muy atractiva por esa información que siempre está oculta'.

'Duplicar el capital frente al espejo. ¿Especular?'. Este es uno de los microrrelatos incluido en la reciente compilación. Interesante para comenzar a pensar.