Público
Público

Un repelente de tiburones triunfa gracias al aumento de ataques

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Una racha de ataques de tiburones en Australia le está haciendo un favor a una empresa que fabrica un dispositivo electrónico diseñado para ahuyentar a los depredadores.

El dispositivo de Shark Shield Pty Limited pesa 80 gramos, funciona en agua salada y puede llevarse alrededor del tobillo o colgado de la canoa.

Emite una onda electrónica en 3-D con un radio de 3 a 5 metros que causa calambres en el hocico de los tiburones, lo que les produce una sensación desagradable para que se marchen.

El dispositivo no afecta a largo plazo a los tiburones, explicó la compañía.

"Hemos visto un gran grado de interés. Dado que los tiburones pueden producir bastante histeria y bastante daño, obviamente es eso lo que está influyendo en las ventas", dijo Paul Gapp, secretario de Shark Shield, a Reuters.

"Desde los estados del este, especialmente Nueva Gales del Sur, diría que ha habido un aumento del 50 por ciento de las ventas", explicó.

El domingo, un tiburón hirió gravemente a un adolescente mientras estaba haciendo surf en una famosa playa de de Sydney, el tercer ataque en la ciudad más grande de Australia en un mes.

Tradicionalmente, los encargos de dispositivos han sido pocos en los estados del este, donde se encuentra Sydney, pero Gapp afirma que en los últimos dos meses ha habido un aumento de interés.

"Creo que dentro de un análisis razonable podemos decir que las preguntas (sobre los aparatos) se han triplicado en los últimos dos meses", añadió Gapp.

Muchas especies de tiburones viven en las aguas de las famosas playas de Sydney, pero los ataques a humanos son poco frecuentes.

Los pescadores dicen que el número está creciendo. Los expertos marinos dicen que la protección medioambiental ha creado un ambiente que atrae a los tiburones a la orilla para conseguir peces.

El mes pasado hubo dos ataques en días sucesivos en Sydney, uno a un buzo de la marina en el puerto de Sydney y otro a un surfero en la playa de Bondi de la ciudad.

Muchas especies de tiburones, incluido el gran tiburón blanco, están protegidas en aguas australianas.