Publicado: 07.05.2014 08:51 |Actualizado: 07.05.2014 08:51

Repsol comienza su salida de Argentina, con la venta de un 11,86% de YPF

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La petrolera Repsol ha comenzado a dar el portazo definitivo al conflicto abierto hace más de dos años con Argentina con la venta de la participación de YPF que no le fue expropiada por 1.255 millones de dólares (901 millones de euros) en una operación que le ha proporcionado importantes plusvalías.

El banco de inversión Morgan Stanley ha sido el comprador del paquete accionarial del 11,86% y previsiblemente aprovechará el descuento sobre el precio de cotización (en torno al 4,5% sobre el precio de cierre del martes) para vender las acciones y obtener plusvalías. "Es una buena operación para Repsol, el descuento que le ha ofrecido Morgan Stanley es bastante bajo", dijo un analista que pidió el anonimato.

La operación permite también a la petrolera española obtener unas importantes plusvalías brutas de 622 millones de dólares brutos (unos 447 millones de euros) y empezar a cerrar una etapa que lleva dos años siendo el principal quebradero de cabeza del grupo.

Argentina y Repsol llegaron a un acuerdo a finales de febrero para una indemnización de 5.000 millones de dólares en bonos del país por el 51% del capital que le fue expropiado por el país sudamericano en 2012. Ahora Repsol vende 46,648 millones de títulos a Morgan Stanley y mantiene todavía una participación remanente inferior al 0,5 por ciento del capital, explicó la compañía al regulador.

Con la venta de esta participación y la previsible enajenación de los 5.000 millones de dólares en bonos, Repsol obtendrá más de 6.000 millones de dólares que previsiblemente destinará a recuperar parte de la capacidad de producción perdida con la expropiación de YPF en alguna operación corporativa de calado. Repsol, que recibirá los bonos del Estado argentino en los próximos días, podría vender una parte de hasta 1.500 millones de dólares tan pronto como la próxima semana.

La petrolera pretende utilizar estos fondos para realizar compras de activos en producción o petroleras, preferiblemente en estados de la OCDE y con preferencia por Canadá o EEUU.