Publicado: 25.02.2014 20:51 |Actualizado: 25.02.2014 20:51

Repsol gana 195 millones en 2013, tras provisionar YPF y los activos norteamericanos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Repsol obtuvo un beneficio neto de 195 millones de euros en 2013, prácticamente diez veces menos que los 2.060 millones de ganancias en el ejercicio anterior, después de provisionar 2.384 millones de euros por el acuerdo con Argentina sobre YPF y por los activos norteamericanos no incluidos en la venta de su negocio de gas natural licuado y por una producción menor a la prevista por la crisis Libia.

El beneficio neto recurrente (que que mide específicamente la marcha de los negocios de la compañía) se situó en 1.823 millones, un 6,7% menos que en el ejercicio anterior, mientras que el beneficio bruto de explotación (Ebitda) ascendió a 6.230 millones, un 10,4% menos.

Este beneficio recurrente quedó deslucido por las provisiones extraordinarias, que incluyen 1.279 millones por los saneamientos asociados al acuerdo sobre YPF y 1.105 millones por los activos norteamericanos. Estas provisiones quedaron compensadas parcialmente por la plusvalía contabilizada en 2013 de la venta de activos de GNL, por 1.263 millones de euros.

Los ingresos de explotación de la compañía ascendieron durante el ejercicio a 59.728 millones de euros, un 0,2% más que en el año anterior, mientras que el resultado antes de impuestos ascendió a 2.651 millones, un 25% menos.

La deuda neta de Repsol, sin incluir Gas Natural Fenosa, cayó un 27,9%, hasta los 5.358 millones de euros, mientras que la liquidez de la compañía alcanzaba, al cierre del ejercicio, los 9.282 millones de euros.

Dentro del área de upstream, la producción de hidrocarburos continuó creciendo, un 4% en 2013, gracias a la puesta en marcha de tres nuevos proyectos clave del grupo en Brasil, Rusia y Bolivia, que compensaron las paradas de producción en Libia. La compañía volvió a conseguir un nuevo récord en su tasa de reemplazo de reservas, del 275%, que ha sido, además, la más alta del sector a nivel mundial. En el área de downstream, Repsol puso en valor la puesta en marcha de los grandes proyectos de refino en Cartagena y Petronor, lo que le permitió alcanzar un Ebitda de 863 millones en este negocio y ocupar posiciones de liderazgo entre sus competidores europeos en términos de margen integrado de refino y marketing.

Repsol ha anunciado que en la próxima junta de accionistas endurecerá los requisitos para dividir los negocios de upstream y downstream de la compañía y estableció una serie de condiciones para los consejeros, en lo que se interpreta como un golpe de autoridad sobre su accionista Pemex, cuyos gestores han criticado la gestión del presidente Antonio Brufau en diversas ocasiones.