Público
Público

La resaca altera el juicio de los adultos jóvenes: estudio

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Por Rachael Myers Lowe

No basta con "dormirse todo"después de una noche de alcohol.

Según un nuevo estudio, los efectos de la intoxicación semantienen aún cuando el alcohol ya no circula en la sangre: nosólo generan una desagradable resaca matinal, sino que tambiénreducen la reacción y la concentración.

Un equipo de expertos de Rhode Island y Massachusetts, enEstados Unidos, halló que no importaba si la bebida había sidoblanca u oscura; la disfunción cerebral se mantenía a la mañanasiguiente, confirmó a Reuters Health la doctora DamarisRohsenow, de la Brown University.

Los resultados obtenidos por los investigadores del Centrode Estudios sobre Alcohol y Adicción de la universidad, enProvidence, Rhode Island, surgen de un estudio sobre losefectos del consumo excesivo de alcohol en 95 adultos, de entre21 y 33 años.

Los participantes pasaron dos noches en el laboratorio enBoston. Una noche bebieron alcohol (vodka o whisky con gaseosa)y la otra, un placebo. Se les midieron los niveles de alcoholen sangre, el patrón de sueño y la capacidad de pensar rápido.

Para acercarse a los efectos del alcohol con el estómagovacío, el equipo de Rohsenow les dio una comida tres horasantes del alcohol, cuyo nivel mínimo en sangre fue de 0,09gramos. (En los 50 estados, se considera que con 0,08 gramos seestá ebrio).

Estudios previos habían demostrado que los síntomas de laresaca (dolor de cabeza, náuseas y somnolencia) desaparecen conunas horas de sueño. Rohsenow dijo a Reuters Health: "Es comosi los efectos en el rendimiento también demoraran unashoras".

El vodka y el whisky están en cada extremo de la pureza delalcohol: el vodka es el más puro y el whisky, el menos puro; enel medio está el resto de las bebidas.

Otros estudios habían demostrado que cuanto mayor era elnivel de impurezas, más "flojo" se sentía el bebedor al díasiguiente, pero el nuevo estudio no reveló esa diferencia.

"Lo más importante fue el alcohol", dijo Rohsenow.

Los participantes que bebieron alcohol la noche previa"pensaron que su habilidad para conducir un automóvil era tanbuena o mejor" que aquellos que bebieron el placebo.

Por lo tanto, agregó la autora, "sería buena idea a lamañana siguiente esperar hasta sentirse mejor para realizaractividades como operar equipos peligrosos".

El equipo eligió ocuparse de los adultos jóvenes porquetienden a ser grandes bebedores y tienen más tiempo como parapasar una noche en un laboratorio. Por lo tanto, los resultadosse pueden aplicar sólo a personas de entre 21 y 33 años.

"En los mayores, los efectos podrían variar por causasfisiológicas y la experiencia", dijo Rohsenow.

FUENTE: Alcoholism: Clinical and Experimental Research,marzo del 2010