Público
Público

Restauran cuatro lienzos que podrían pertenecer a la etapa juvenil de Sorolla

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Un equipo de restauradores valencianos ha mejorado el aspecto de cuatro lienzos ovalados que podrían ser atribuidos al período inicial de Joaquín Sorolla, ya que se han encontrado semejanzas con otras obras firmadas por él durante su juventud y fueron encontradas en casa de su suegro, el fotógrafo Antonio García.

El coste de la restauración, asumido prácticamente en su totalidad por la Conselleria de Cultura, ha ascendido a 18.000 euros y en ella han intervenido también el Ateneo Mercantil y el Instituto Valenciano de la Restauración (IVACOR), según ha señalado hoy la directora de este último centro, Carmen Pérez.

Los lienzos fueron descubiertos en 1961 en la casa que Antonio García poseía en el número 19 de la plaza del Ayuntamiento, un domicilio que en esa misma década fue adquirido por el Ateneo Mercantil de Valencia.

Al comprar la propiedad del reconocido fotógrafo, los lienzos fueron arrancados y sufrieron importantes daños, como arrugas; posteriormente se instalaron en un soporte rígido que se colocó en el techo de una de las salas del Ateneo, de donde fueron rescatados para su restauración hace aproximadamente dos años.

Los lienzos, que recogen alegorías a la industria, el comercio, la ciencia y las artes, fueron empleadas como ornamentación en la casa de Antonio García, quien encargaba algunos trabajos a los jóvenes pintores, quizá todavía estudiantes de Bellas Artes en ese momento, que además "ayudaban a iluminar sus fotografías".

Entre esos jóvenes artistas figuraban, por ejemplo, Ignacio Pinazo, los hermanos Juan Antonio y José Benlliure y Joaquín Sorolla, quienes utilizaban en esa época el mismo tipo de elementos para su pintura -lienzos industriales-, por lo que "es muy difícil" determinar a quién pertenecen los lienzos ahora restaurados.

Sin embargo, el resultado de los análisis científicos realizados por David Juanes desvelan que "en la forma de utilizar los pigmentos sí se ve una semejanza con obras firmadas por Sorolla en sus años de juventud y que están en el Museo Sorolla de Madrid", ha explicado Carmen Pérez.

La responsable autonómica ha asegurado que no tienen "constancia escrita" sobre la autoría de estos trabajos, sino que la atribución de los mismos a Joaquín Sorolla se basa sólo "una intuición".

La primera actuación por parte del equipo de restauración, en el que ha trabajado Maite Pastor, fue la protección de las obras para moverlas del lugar donde estaban instaladas desde los años sesenta del siglo pasado.

Se empezó a trabajar por el reverso del lienzo para rebajar la madera -soporte rígido al que estaba adherido- y, mediante una maquinaria especializada, se eliminaron dos elementos: madera de pino y contrachapado.

Posteriormente se volvió a retirar la capa de protección colocada sobre los lienzos para moverlos, se sentó el color y se reactivó la cola.

También se realizó un test de limpieza para comprobar las zonas más deterioradas, el desgaste, la erosión y el oscurecimiento del barniz y se fijó a un tipo de soporte sobre el que se barnizó nuevamente la obra con un filtro ultravioleta.