Público
Público

Roberto Carlos celebra medio siglo artístico en un Maracaná teñido de azul

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El cantautor brasileño Roberto Carlos celebró hoy su medio siglo de vida artística en un imponente estadio Maracaná, que esta vez literalmente se tiñó de azul, el color preferido del artista, para recibir por primera vez al popular cantante.

En su primera presentación en el templo del fútbol de Río de Janeiro, la ciudad que consagró también al artista, Roberto Carlos deleitó con su repertorio clásico a los 70.000 espectadores que, desde días atrás, habían agotado las entradas para el concierto principal de la gira de sus cincuenta años.

En dos horas y media de espectáculo, que terminaron en la madrugada de este domingo, Roberto Carlos cautivó tanto a las generaciones que lo recuerdan desde sus inicios en el movimiento musical de la "Jovem guarda", como a aquellos que conocen sus canciones en las voces de otros artistas contemporáneas.

Con su tradicional e impecable traje blanco, el artista llegó al escenario en el "Cacharrito" azul, el automóvil que inspiró uno de sus mayores éxitos musicales en la década del sesenta.

Y fue con su canción de apertura, la balada "Eu te amo" (Yo te amo), que Roberto Carlos "enchufó" a sus seguidores, muchos de los cuales lo esperaban desde hacía seis horas y en medio de un torrencial aguacero que azotó el sábado a la capital carioca, pero que no empañó ni menguó sus ánimos.

Con el paso uno por uno de sus mejores éxitos, la incesante lluvia debió sumirse también a "O Rei" (El Rey).

Fueron varios los momentos en los que los fanáticos del baladista fueron al delirio, como en la acostumbrada entrega de rosas al público por parte del artista, cuando tomó la guitarra para interpretar su éxito "Detalhes" (Detalles) y en el momento que interrumpió "Amigo" para llamar a su inseparable Erasmo Carlos.

Al lado del autor de varios de sus éxitos, Roberto Carlos lloró y recordó pasajes de su vida junto a su socio y amigo.

La otra artista invitada fue Wanderlea, quien formó parte de la "Jovem guarda" y también participó hace dos meses en Sao Paulo en otro de los conciertos de la gira que reunió junto a Roberto Carlos a más de treinta artistas mujeres, entre ellas Ivete Sangalo, Ana Carolina, Sandy, Daniela Mércury y Alcione.

En total, Roberto Carlos interpretó 25 canciones en 17 entradas, algunas en mosaicos de éxitos, que terminaron con "Jesucristo", en cuyos intervalos el artista dio gracias a Dios, a su familia y al público por haberlo "aguantado" durante cincuenta años.

El estadio Maracaná recibió al cantante con un escenario de 500 metros cuadrados, siete pantallas gigantes, 800 luminarias de destellos azules, 350.000 vatios de sonido y un personal técnico y logístico de 6.000 integrantes.

El show fue transmitido en red nacional por el canal TV Globo, que empleó 16 cámaras y un helicóptero y la seguridad contó con 1.060 efectivos, entre personal privado y agentes de la Policía, que dispusieron de 115 patrullas.