Público
Público

Un robot copiloto en el salpicadero del coche

AIDA es un sofisticado GPS con rostro que podrá llegar a hacerse amigo del conductor

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Puede parecer un robot de dibujos animados de Disney, pero en realidad es uno de los mejores copilotos que se pueden tener a bordo de un coche. Es el Affective Intelligent Driving Agent (Agente Conductor Inteligente Afectivo, AIDA), un robot personal adosado al salpicadero que en el futuro podría formar parte de los extras del coche.

AIDA, desarrollado por el SENSEable City Lab del Instituto Tecnológico de Massa-chusetts (MIT) en colaboración con Audi y el laboratorio de investigación electrónica del Grupo Volkswagen en EEUU, se comunica con el conductor a través de un rostro que puede sonreír o guiñar un ojo. El objetivo es que el robot vaya conociendo mejor al conductor y que entre ellos se establezca una relación.

'Desarrollamos AIDA basándonos en nuestra experiencia en robots sociales: el sistema interpreta el estado de ánimo del conductor a través de sus expresiones faciales y responde de forma apropiada', desvela Cynthia Breazeal, directora del Grupo de Robots Personales en el MIT Media Lab. 'Con AIDA nos esforzamos en diseñar un sistema que ofreciera calidad de guiado para el conductor y un amigo para la carretera', comenta Carlo Ratti, director del SENSEable City Lab.

El robot inteligente analiza los patrones de movilidad del conductor y almacena sus rutas más habituales. Además, AIDA recopila datos del exterior para informar sobre las condiciones del tiempo, las atracciones turísticas, los comercios de la zona o las áreas residenciales.

'Fusionando el conocimiento de la ciudad y la comprensión de las prioridades del conductor, AIDA saca conclusiones', explica Assaf Biderman, director adjunto del SENSEable City Lab. 'En una semana, AIDA ya identifica la casa del conductor y su trabajo. Poco después, es capaz de dirigirte a tu heladería favorita evitando atascos o recomendarte repostar, ayudando a consumir menos combustible y a tener una conducción segura', concluye.