Público
Público

Rooney, muy lejos de las grandes expectativas de Inglaterra

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Por Neil Maidment

Se suponía que Wayne Rooney iba a ser una de las mayores estrellas del Mundial de fútbol 2010, pero finalmente el delantero inglés no logró brillar y su selección se quedó en los octavos de final del torneo.

El jugador de 24 años fue a Sudáfrica recibiendo una ola de elogios tras anotar 34 goles en todos los torneos que jugó la temporada pasada, como figura destacada de su club, el Manchester United.

Cuando habló de sus ambiciones de superar al portugués Cristiano Ronaldo, el argentino Lionel Messi, el español Fernando Torres y el brasileño Kaká en el Mundial, pocos habrían apostado en su contra.

A pesar de una temporada fantástica, los medios británicos destacaron la falta de goles de Rooney en los partidos internacionales de preparación al torneo, aunque también lo consideraban la gran esperanza de Inglaterra.

Quizás la presión fue demasiada. Inglaterra, con un ataque débil sin un Rooney en su mejor forma, comenzó el Mundial con un empate 1-1 con Estados Unidos, que siempre será recordado por el grave error del portero Robert Green.

A continuación, sufrió un aburrido empate 0-0 con Argelia y luego mejoró levemente para vencer 1-0 a Eslovenia y asegurarse la clasificación a los octavos de final, donde perdió ante Alemania.

En los tres partidos, Rooney fue el hombre que acaparaba la atención de los aficionados ingleses y de los comentaristas. Pero el enérgico y apasionado delantero pareció estar muy lejos de sus cualidades y sólo mostró esporádicamente su habilidad y velocidad.

Todos esperaban que el "verdadero Rooney" apareciera contra Alemania en el estadio Free State, pero terminaron observando a una frustrante figura que no reaccionaba mientras Inglaterra caía 4-1 y se veía obligada a regresar a Londres.

Algunos críticos culpan a la táctica del seleccionador de Inglaterra, Fabio Capello, sugiriendo que a los jugadores no les gusta cómo les ordena en el campo, lo que provocaría que el impacto de Rooney en los partidos se vea aminorado.

"Cuando un jugador juega bien, juega bien en todos los sistemas. Siempre hemos jugado con este sistema en la clasificación y nadie hizo esta pregunta", dijo Capello a los periodistas tras la derrota ante Alemania.

Desafortunadamente para Capello y para los aficionados de Inglaterra, a los jugadores les faltó confianza en Sudáfrica y, mientras los partidos avanzaban, Rooney se volvió menos disciplinado en su posición y comenzó a buscar un cambio en su suerte y en la de su equipo, moviéndose por todo el campo.

Rooney es sin duda el mejor jugador de Inglaterra. La interrogante para Capello es cómo hacer que el equipo lo aproveche para obtener el mismo efecto que Alex Ferguson logra en el Manchester United.