Público
Público

Rosell dice que el parado no busca empleo hasta el final

Los sindicatos y el PP ven lejos una posibilidad de acuerdo para cambiar la reforma laboral

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Si la semana pasada la CEOE la tomó con el derecho de huelga, esta ha puesto en el punto de mira las prestaciones por desempleo. Para el presidente de la patronal, Juan Rosell, las personas en paro deben darse más prisa en encontrar un empleo y las prestaciones no deberían ser tan generosas. Según Rosell, las estadísticas dicen que, 'como aquí el subsidio dura hasta 24 meses, la gente encuentra trabajo milagrosamente cuando falta un mes o dos para agotar el subsidio. Esto quiere decir que no está funcionado del todo bien', dijo en una entrevista en Expansión.

Sus palabras se suman a las del presidente de la Comisión de Economía y Política Financiera de la CEOE, José Luis Feito, que afirmó esta semana que habría que retirar la prestación de paro a las personas que rechacen la primera oferta de empleo, 'como si es en Laponia'.

El líder de la CEOE critica la actitud 'complaciente' de los desempleados

Rosell afirmó que el dinero para subsidios 'no es infinito' y que las personas en paro 'no pueden estar en actitud complaciente, sino que a la mínima que puedan conseguir un puesto de trabajo lo tienen que aceptar, les guste o no'. Plantea también cambiar el número de beneficiarios de prestaciones, aunque sin concretarla. Por otro lado, el líder de la CEOE propone dar más cancha a las agencias privadas de colocación, ya que considera que los servicios públicos de empleo 'no funcionan ni a la de tres'.

Las declaraciones de Rosell ofendieron a los sindicatos. El secretario general de UGT, Cándido Méndez, pidió al presidente de la patronal una rectificación por unas palabras que calificó de 'humillantes' para parados y trabajadores. 'Es un acto de monstruosa injusticia contra la honorabilidad de los trabajadores en paro', dijo.

El Gobierno mantendrá 'la parte sustancial' de la reforma

Por otro lado, tanto Méndez como el secretario general de CCOO, Ignacio Fernández Toxo, se reunieron este jueves con el grupo parlamentario del PP como parte de los contactos que mantienen para tratar de modificar la reforma laboral durante el trámite parlamentario. El encuentro sirvió, sobre todo, para constatar las diferencias entre ambas partes.

El portavoz del PP en el Congreso, Alfonso Alonso, confirmó que el Gobierno seguirá adelante con la 'parte sustancial' de la reforma, ya que la situación es 'muy complicada' y las estructuras laborales eran 'rígidas'. 'Tomaremos en consideración las propuestas de los sindicatos, pero siempre en el sentido de que este diálogo tiene que ser compatible con seguir adelante con la parte sustancial de la reforma', destacó Alonso.

Una postura radicalmente opuesta a la de las centrales, que piden la retirada de los puntos fuertes de la reforma. Los líderes sindicales confirmaron la distancia que existe con el grupo conservador. Toxo aseguró que, mientras siga el debate en el Parlamento, hay posibilidad de acercar posturas, aunque 'otra cosa es si hay voluntad para hacerlo'. Méndez dijo que ambas partes hablaron con franqueza y que el PP les transmitió lo 'previsible', es decir, que 'no pretende hacer ningún cambio'. Los dos pidieron al grupo popular que transmita al Gobierno su disposición al diálogo.