Público
Público

Rubalcaba quiere al ministro de Trabajo como tres por Madrid

Gabilondo será candidato del PSOE por Valencia y Camacho recalará en Castilla y León

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Sólo cuatro de los miembros del último Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero quedarán fuera de las listas del PSOE para las elecciones del 20 de noviembre: Elena Salgado, Miguel Sebastián, Cristina Garmendia y Ángeles González-Sinde. Los diez restantes ocuparán puestos seguros para obtener un escaño en el Congreso de los Diputados.

El ministro de Trabajo, Valeriano Gómez, es el casi seguro número tres de la lista por Madrid, detrás del candidato presidencial, Alfredo Pérez Rubalcaba, y de su mano derecha, Elena Valenciano. Ese es el deseo de Rubalcaba y el secretario regional, Tomás Gómez, no tiene intención de desatar un conflicto por la confección de la lista madrileña, según aseguran fuentes próximas. Gómez sólo hará causa del mantenimiento, seguramente como número cuatro, de Delia Blanco, presidenta de la federación y persona de su confianza. También defenderá que repita Rafael Simancas, a pesar de que su predecesor, muy vinculado a José Blanco, apoyó en las primarias para la candidatura autonómica la alternativa de Trinidad Jiménez.

Sólo cuatro ministros de Zapatero quedarán fuera del Congreso

Aunque el PSOE obtuvo 15 diputados en las últimas elecciones generales, ahora se considera inseguro cualquier puesto a partir del décimo y los aspirantes se multiplican. Además de los citados, entre los fijos se incluye también a Cristina Narbona, principal responsable de la ponencia marco para el programa.

La imposibilidad de que Madrid acoja a todos los aspirantes a un escaño que no tienen territorio ha obligado, según las fuentes consultadas, a buscar hueco en Castilla y León al ministro del Interior, Antonio Camacho, y a desplazar al País Valencià al titular de Educación, Ángel Gabilondo.

José María Barreda, expresidente manchego, abrirá la lista por Ciudad Real

Camacho encabezará la lista de una de las provincias castellano-leonesas mientras que a Gabilondo se le sitúa como número dos por Valencia, detrás de la secretaria general de Infraestructuras, Inmaculada Rodríguez-Piñero, si bien no se descarta que este orden se invierta y Gabilondo acabe encabezando la lista valenciana, un puesto que en 2008 fue para María Teresa Fernández de la Vega, entonces vicepresidenta primera del Gobierno. Gabilondo, cuyo nombre se manejó en su día como posible candidato a la Alcaldía de Madrid, es de origen guipuzcoano, pero el regreso a la política nacional de Odón Elorza complicaba su inclusión por esta provincia, mientras que el País Valencià se consideraba necesitado de refuerzos.

También está por dilucidar si el ministro de Justicia, Francisco Caamaño, será el cabeza de lista por A Coruña o tendrá que contentarse con el segundo puesto, ya que el cartel se lo disputa con el delegado del Gobierno en Galicia, Miguel Cortizo.

Se ya da oficialmente por decidido que serán cabezas de lista Manuel Chaves (Cádiz), Trinidad Jiménez (Málaga), José Blanco (Lugo), Ramón Jáuregui (Álava), Leire Pajín (Alicante) y Rosa Aguilar (Córdoba).

Tras la confirmación de Chaves como número uno por Cádiz y de Alfonso Guerrapor Sevilla, a la que ayer se sumó la de Aguilar por Córdoba, las cabezas de lista en Andalucía están cerradas en sus primeros puestos, salvo en Jaén y en Almería. En esta última provincia no existe un cartel claro tras descartarse a Aguilar y en Jaén se baraja como opción más probable que la lista la encabece la consejera Micaela Navarro,con Gaspar Zarrías, secretario de Estado de Política Territorial, de dos.

Ayer se supo también que José María Barreda, expresidente de Castilla-La Mancha, encabezará la lista al Congreso por Ciudad Real, de la que se ha retirado su esposa, Clementina Díez de Baldeón, que deja la primera línea política. La confirmación oficial de que José Bono tampoco será candidato mantiene abiertas las dudas sobre Toledo, donde los socialistas manchegos quieren poner al alcalde de la ciudad, García-Page, pretensión que choca con el deseo de Rubalcaba de que los alcaldes no estén en el Congreso.

En Aragón, todo apunta a que la cabeza de lista por Zaragoza será Pilar Alegría, mano derecha de Marcelino Iglesias en la Ejecutiva federal. Iglesias prefiere ir al Senado.