Público
Público

Rubio llega a los Timberwolves "para jugar y hacer mejor al equipo"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El base español Ricky Rubio declaró hoy, en su multitudinaria rueda de prensa de presentación, que llega a la NBA "para jugar y hacer mejores a los Timberwolves".

La frenética actividad continuó por segundo día consecutivo para el base español, que hoy, martes, tuvo su presentación oficial ante los medios de comunicación como nuevo jugador de los Timberwolves de Minnesota.

Rubio, que llegó ayer a Minneapolis, la sede de su nuevo equipo, con apenas unas horas para descansar y sin tiempo para adaptarse al cambio de horario, reafirmó su convencimiento de que puede aportar cosas positivas a los Timberwolves en su aventura de la NBA.

"Se que será duro, muy duro, pero estoy mentalizado para también trabajar fuerte en todo momento y demostrar que puedo ayudar al equipo para que sea mejor", declaró Rubio en su primer contacto con los medios de comunicación locales.

Acompañado por el presidente del equipo David Kahn y su familia, Rubio, de 20 años, que vestirá el número 9 con los Timberwolves, dijo sentirse "muy feliz" de estar en Minneapolis y agradecido por el gran recibimiento que todos le han dado a su llegada a la ciudad.

Durante los 50 minutos que ha durado la rueda de prensa, Rubio se ha mostrado tranquilo y sin problemas en la comunicación con el gran número de periodistas que han acudido para cubrir su presentación.

"No tengo problemas con el clima, estoy mentalizado para trabajar duro y soy consciente que el proceso de adaptación a la NBA no será nada fácil, pero llegó mentalizado para trabajar muy duro todo el tiempo", adelantó Rubio, que fue seleccionado en el sorteo universitario del 2009 por los Timberwolves con el número cinco.

Rubio, que ayer lunes, nada más llegar a la ciudad ya tuvo un sin fin de actividades de promoción de imagen y relaciones públicas, también realizó su primer entrenamiento en las instalaciones de los Timberwolves ante la admiración del personal del equipo, entre ellos el Tony Ronzone, el asistente al gerente general del equipo, y su agente Jarinn Akanna.

"He llegado a la NBA para jugar al baloncesto", reiteró Rubio. "Me gustan todas las cosas que me están sucediendo, pero lo que realmente deseo es jugar al baloncesto, un sueño hecho realidad".

El ex jugador del Barcelona también quiso aclarar de inmediato que no tenía ningún problema con el factor clima, que estaba feliz e ilusionado con la nueva etapa que comenzaba dentro de los Timberwolves y en la que consideraba había adquirido la madurez suficiente para dar el paso al baloncesto de la NBA.

"Sé que toda la organización y los aficionados han tenido la paciencia de esperarme durante dos años, pero a cambio llegó más maduro, formado en muchos aspectos del juego", valoró Rubio. "A la vez, creo que también estoy más preparado para toda la presión que se me pueda generar a mi alrededor".

Rubio también fue directo cuando dijo que para nada veía como algo negativo que se haya despertado una gran expectación en torno a su llegada, porque entre otras cosas llevaba ya en el campo profesional desde los 14 años.

"Soy consciente de todo lo que se espera de mí, pero al final el trabajo debe ser de todo el equipo y por lo tanto, el gran objetivo es conseguir que los Timberwolves mejoren de cara al futuro", señaló Rubio, que también se definió con un base a la vieja usanza, al más puro estilo "Magic Johnson", al que mencionó para poner mejor en perspectiva su estilo y filosofía del juego.

"No tengo ninguna duda de que soy un verdadero base, que trato de repartir el juego a mis compañeros como lo hacen Steve Nash, Rajon Rondo, Jason Kidd y Chris Paul, entre otros grandes profesionales que hay en la NBA", destacó Rubio. "Mi filosofía es la de Magic cuando dijo que meter una canasta hace feliz a uno, pero dar una asistencia hacía feliz a dos".

Rubio comentó que ya se había comunicado con algunos jugadores de los Timberwolves a través de Twitter, entre ellos con el ala-pívot Kevin Love, el jugador franquicia del equipo.

"No tengo ninguna duda que la próxima temporada vamos a ganar muchos partidos como equipo, sin importar las estadísticas individuales", subrayó Rubio, que reiteró que su gran fuerte es ser jugador de equipo, a la vez que reconoció que tenía que mejorar en otros aspectos, como los tiros a canasta.

El jugador catalán se mostró ilusionado y feliz con seguir vistiendo el número 9 con el uniforme de los Timberwolves para ser el mismo que le ha acompañado durante toda su carrera.

Por su parte, Kahn, el polémico presidente de los Timberwolves, declaró que "nunca" iban a traspasar a Ricky, a la vez que explicó el difícil y complicado camino que le tocó recorrer desde que seleccionaron a Rubio hasta que lograron el objetivo de tenerlo ya con ellos.

"Nos ha costado mucho y ahora se quedará aquí mucho tiempo", subrayó Kahn. "Debemos dejarle que crezca en su primer año y luego ver realizadas las muchas expectativas que hemos puesto en torno a su presencia dentro del equipo", agregó Kahn.

Rubio, sin tiempo para recuperarse del "jetlag", continuará con su cargada agenda de actos de promoción de imagen durante toda la semana para confirmar que es ya la nueva figura deportiva que ha llegado a la ciudad de Minneapolis.