Público
Público

Rueda, el héroe que alegró a una golpeada Honduras

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Reinaldo Rueda, seleccionador de Honduras, sacó lo mejor de sus futbolistas y llenó de alegría al país en octubre, al conquistar el último pase directo de la Concacaf para el Mundial de Sudáfrica cuando los hondureños atravesaban una grave crisis política.

El siguiente reto del técnico colombiano, de 53 años y quien el 21 de abril recibió de manos del presidente Porfirio Lobo el documento que le otorga la nacionalidad hondureña por su trabajo en la selección, será superar la etapa de grupos en la Copa del Mundo.

Rueda es considerado un héroe por los hinchas catrachos y como una fuente de consulta constante por sus jugadores tras lograr, según sus palabras, devolver la autoestima a los hondureños con el pase a Sudáfrica.

Honduras quedó enmarcado junto a Chile, la favorita España y Suiza en el Grupo H, en el que será su segundo mundial, después de su participación en España 1982, donde fue eliminada en la primera fase.

"El reto más grande va a ser pasar de ronda. Si uno es realista respecto a la capacidad de las selecciones que tenemos enfrente se da cuenta que es posible que nos quedemos afuera, pero está la ilusión de que hay que jugarlo todo en la cancha, que todo es posible en el fútbol", dijo Rueda en una entrevista con Reuters.

Cuando Honduras logró su clasificación, el país estaba en medio de una crisis política que surgió el 28 de junio cuando el entonces mandatario Manuel Zelaya fue depuesto mientras se disponía a celebrar una consulta popular prohibida por la justicia, que abriría el camino a la reelección presidencial.

"Creo que sin quererlo, coincidió la recta final de la clasificación al Mundial con el momento de la situación y creo que la selección fue un factor de reencuentro de las familias, de liberar la tensión", agregó Rueda.

Lobo ganó las elecciones presidenciales en noviembre y asumió el cargo en enero para poner fin a la crisis política que se había extendido durante meses.

"Con la clasificación que se logró en octubre, el hondureño recobró su mística nacionalista, su autoestima, la motivación, el sentirse orgulloso de su bandera y su país", añadió.

FIGURA PATERNA

Rueda fue nombrado director técnico de Honduras el 26 de enero de 2007 con la consigna de llevar de nuevo al equipo a un Mundial tras una ausencia de 28 años.

"Prometo un excelente trabajo. Con la capacidad y el talento del futbolista hondureño se puede lograr que nos abracemos y poder estar en el Mundial de Sudáfrica", dijo tras su nombramiento.

Su labor es muy valorada por los futbolistas, que destacan sus valores como profesional y su humanidad.

"Nos ayudó con las ganas y con saber y creer que podemos hacer bien las cosas. Fue fundamental en eso y nosotros lo supimos captar", dijo el delantero Carlos Pavón a Reuters.

"Es como un padre para nosotros, nos da muchos consejos. Nos dice el camino correcto. Para nosotros ha sido fundamental la llegada de él a nuestro país (...) es una persona directa y honesta y los resultados de su trabajo se vieron en el campo", agregó.

Rueda inició su camino como técnico en 1994 con el club colombiano Cortuluá. Tres años después pasó al Deportivo Cali y en 1998 llegó a Independiente de Medellín, donde únicamente estuvo cuatro meses para luego tomar las riendas de las selecciones juveniles de Colombia.

Con la selección absoluta fracasó en su intento de llegar al Mundial de Alemania 2006, por lo que fue retirado del cargo, pero su trayectoria le valió para ser requerido por la Federación Nacional Autónoma de Fútbol de Honduras (Fenafuth), tomar el mando y cumplir con el objetivo de clasificarla para Sudáfrica.

Ahora, con un grupo de jugadores que militan en la liga local, en Europa y Estados Unidos, Rueda deberá trabajar al máximo y poner toda su experiencia para seguir dando alegría al pueblo hondureño con una actuación histórica que lo mantenga en el lugar de los héroes.