Público
Público

Rusia y EEUU podrían firmar un acuerdo nuclear en Copenhague

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Rusia y Estados Unidos podrían firmar un acuerdo para reemplazar el tratado de armas atómicas START-1 durante la cumbre sobre cambio climático que se realiza en Copenhague, indicó a Reuters el martes una fuente rusa, cercana a los planes para la cita mundial.

Los mandatarios de Estados Unidos y Rusia viajarán a la capital danesa esta semana para asistir a la reunión internacional sobre clima organizada por la ONU y un acuerdo para reducir sus arsenales de armamento atómico mostraría que las relaciones entre ambos estarían mejorando.

El presidente ruso, Dmitry Medvedev, será acompañado por su ministro de Asuntos Exteriores, Sergei Lavrov, quien formará parte de la delegación presidencial, dijo la fuente.

"Lavrov viajará a Copenhague con el mandatario", indicó la fuente y agregó que el ministro de Exteriores no viajaría a menos que Rusia crea que allí puede firmar un nuevo pacto con el presidente de Estados Unidos, Barack Obama.

La Casa Blanca declinó hacer comentarios.

Washington y Moscú no alcanzaron un acuerdo que reemplace al Tratado de Reducción de Armas Estratégicas de 1991 (START-1) -la mayor disminución de armas nucleares acordada en la historia- antes del 5 de diciembre, fecha en que el pacto habría expirado.

Sin embargo, ambas partes resolvieron que siga vigente indefinidamente hasta que se alcance un nuevo acuerdo que lo reemplace.

El acuerdo para el START-1, que fue firmado por el entonces presidente de Estados Unidos George H.W. Bush y el líder soviético Mijail Gorbachov, tardó cerca de una década en ser alcanzado.

Bajo el acuerdo, Rusia disminuyó a más de la mitad su arsenal nuclear, precisó el Ministerio de Asuntos Exteriores.

Durante la última década, las relaciones entre Moscú y Washington se tensaron por la guerra en Irak, la expansión hacia el este de la OTAN y la guerra de Rusia con Georgia el año pasado, pero Obama prometió mejorar las relaciones después de ser elegido presidente de Estados Unidos.

Un nuevo acuerdo reduciría el número de armas atómicas desplegadas, así como también el número de submarinos, bombarderos y misiles utilizados para su lanzamiento.

Sin embargo, Estados Unidos y Rusia aún tendrían suficiente capacidad de fuego para destruir el mundo varias veces.