Público
Público

S&P considerará a Grecia en quiebra pese al rescate

La agencia de calificación asegura que la ayuda de los bancos se puede considerar un "impago"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La agencia de calificación Standard & Poor's criticó ayer el pilar principal del segundo rescate de Grecia que negocia la zona del euro. Según un comunicado de la agencia, la propuesta francesa para que participe el sector privado, que consiste en la reinversión del 70% del dinero recuperado en bonos de deuda griega hasta 2014, 'sería probablemente considerado como un impago'. Esa percepción, sobre la que también ha advertido en las últimas semanas Fitch, es precisamante la que la UE quiere evitar.

Los principales bancos franceses y alemanes se han comprometido a volver a comprar deuda griega en condiciones muy favorables para rebajar la factura que tendrán que pagar los gobiernos, pero S&P oFitch aseguran que en las condiciones adelantadas, su participación equivaldrá a reconocer que ni Grecia tiene dinero para pagar sus deudas ni la zona del euro está dispuesta a hacerse cargo de ellas.

La Comisión Europea aseguró no tener 'ningún comentario' sobre el anuncio de la agencia, pero recordó que la fórmula final podría sufrir modificaciones para evitar la percepción de quiebra encubierta. En Santander, el vicepresidente de la Comisión Europea y comisario de Competencia, Joaquín Almunia, sí quiso reconocer ayer que el anuncio de S&P es una decisión que 'en este momento se entiende mal'.

Grecia está 'aún hoy en una situación extremadamente difícil', reconoció Almunia, que participó en unas jornadas de la UIMP en Santander, 'porque no es obvio que vaya a aplicar el programa de ajustes' debido a que tiene 'la credibilidad muy baja' y por eso 'no es obvio que vaya a poder acudir a los mercados [a financiarse] en los próximos tres años', añadió. La solución, en opinión de Almunia, está sobre la mesa. 'Se ha evitado que Grecia caiga en default (suspensión de pagos), dice. Los países de la zona del euro le han dicho a Grecia que no están dispuestos a refinanciarla sin más, que tiene un amplio margen de privatizaciones, con activos públicos que pueden sacar al mercado para contribuir a pagar su deuda. Y Grecia ha apoyado ese ajuste adicional', lo que constituye 'una muy buena noticia'.

'El riesgo de contagio continúa', sostuvo Almunia, 'y afecta a todos los países del euro', porque la crisis ha demostrado 'lo fácil que es el contagio a través de los mercados financieros, que ahora tratan de contagiar a otros países'. España, Italia o Bélgica 'tienen capacidad para defenderse' de esos ataques, añadió, 'pero tienen que seguir con las reformas'.

A pesar de ese panorama aún de incertidumbre, Almunia se mostró convencido de que 'no va a haber nadie que abandone el euro'. Jurídicamente sería posible, matizó, pero 'nadie que haga números lo verá como una alternativa posible. Es imposible'.

La advertencia de S&P provocó ayer a primera hora tensiones en las cotizaciones de los grandes bancos del continente, pese al desbloqueo de los 8.800 millones de ayuda. Por eso, los parqués europeos reaccionaron de forma desigual. Mientras Londres, Fráncfort y Lisboa subieron empujados por el sector financiero, en París, Milán o Madrid, la jornada tuvo color rojo. El Ibex 35, bajó 24 puntos, un 0,23 %, hasta los 10.468 puntos, lastrado por las caídas de todos los pesos pesados (Telefónica,BBVA, Repsol, Iberdrola y Santander). Precisamente, Francisco Luzón, director general de esta entidad, abogó ayer por 'un pacto público-privado para el desarrollo de los sistemas financieros y de los mercados de capitales' en Latinoamérica.