Publicado: 18.03.2014 14:45 |Actualizado: 18.03.2014 14:45

El Santander busca comprador para el rascacielos Edificio España

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El Banco Santander ha confirmado que ha recibido "varias ofertas" para comprar el Edificio España, uno de los rascacielos más emblemáticos de la capital, que lleva años en desuso, y que a día de hoy es propiedad del banco que preside Emilio Botín. Fuentes de la entidad han confirmado la existencia de "varias ofertas" después de que varios medios publicaran que hay inversores chinos, brasileños y mexicanos interesados en este inmueble ubicado en la céntrica Plaza de España de la capital.

El edificio, de 117 metros de altura, 28 plantas y 76.000 metros cuadrados, fue adquirido por Santander a la inmobiliaria Metrovacesa por casi 390 millones de euros. La torre forma parte ahora del fondo Santander Banif Inmobiliario y el valor contable ha sido ajustado a la baja en un 2% ante la sostenida caída de los precios inmobiliarios en España. El edificio albergó en otros tiempos el Hotel Crowne Plaza, un centro comercial, apartamentos, viviendas y oficinas, hasta 2006. Un año más tarde se inició su rehabilitación con el objetivo de que albergara un gran hotel y contenedor de viviendas de lujo en 2010. Sin embargo, una vez finalizado el vaciado integral, el proyecto quedó paralizado.

Según el diario El Mundo, uno de los interesados en la compra del Edificio España sería el empresario chino, Wang Jianlin. El periódico dijo que el multimillonario Wang Jianlin, dueño de decenas de hoteles, centros comerciales y grandes almacenes en todo el mundo, ha presentado una oferta de 260 millones de euros por la torre del Santander. "Varios grupos chinos están aquí estudiando diversos proyectos, aunque no creo que el Edificio España cambie de mano por 260 millones de euros", dijo un experto inmobiliario en Madrid.

Pionero en su época, el Edificio España se erigió sobre el solar de un antiguo convento destruido durante la Guerra Civil que adquirieron los hermanos Julián y Joaquín Otamendi, arquitectos y propietarios de la Compañía Inmobiliaria Metropolitana, germen de la actual Metrovacesa. Su construcción llevó cinco años y, con una inversión de 200 millones de pesetas de la época (equivalentes a unos 68 millones de euros de ahora), y se inauguró en 1953. En las décadas posteriores y hasta la construcción de las cuatro enormes torres que hoy marcan la línea del horizonte de Madrid, solo la Torre Picasso (157 metros), la Torre de Madrid (con 142 metros) y la Torre Europa (con 121 metros) habían logrado superar su altura.

El Consejo Regional de Patrimonio Histórico de la Comunidad de Madrid anunció en el año 2000 que el edificio, entre otros, era susceptible de ser declarado Bien de Interés Cultural (BIC), una protección que sin embargo el inmueble no tiene. Fuentes de la Comunidad de Madrid han subrayado que los eventuales nuevos propietarios no podrían tirar la fachada a día de hoy.

La alcaldesa de Madrid, Ana Botella, se ha referido este martes a estas ofertas, algo que ha tildado de "buena noticia para los madrileños" tras destacar que, "como todo el mundo sabe", actualmente "hay un interés de inversores extranjeros" en España y, "de manera fundamental, en Madrid". A su juicio, que haya un inversor "tan importante" como Wang Jianlin interesado en este edificio quiere decir que este empresario "tiene confianza en que va a recuperar su inversión", lo que, a su juicio, implica en que confía en la recuperación económica de España; y que considera que España "es un país con seguridad jurídica para invertir".

La alcaldesa ha apuntado que, además, "la remodelación de la Plaza de España es algo que el Ayuntamiento de Madrid sabe que tiene que hacer" y ha explicado que el Consistorio que dirige está "estudiando una fórmula de colaboración entre fondos públicos y fondos privados" porque considera que "hay una posibilidad" de remodelar la Plaza de España "sin costar dinero a los madrileños". Eso sí, ha precisado que esta remodelación "no será inmediata", pero ha apuntado que planificarla es, "sin duda, uno de esos puntos de la ciudad que hay que mejorar".