Público
Público

Santander pide desestimar la demanda por el caso Madoff en Miami y que no se juzgue en EE.UU.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Grupo Santander ha pedido que sea desestimada la demanda en su contra interpuesta en Miami por un grupo de afectados por el caso Madoff, y ha pedido que ésta no se juzgue en EEUU, ya que en los contratos de estos fondos figura que los posibles litigios deben acogerse a las leyes de Suiza y Bahamas.

En las alegaciones definitivas que presentó hoy el grupo español a la Corte del Distrito Sur de Florida (EEUU) -a cuyo texto tuvo acceso Efe-, la entidad explica que en los contratos con los demandantes existen unas cláusulas en las que se estipula que las disputas relacionadas con esta inversión deben dirigirse a la Corte de Ginebra y a la jurisdicción de Bahamas.

Así, alega que los demandantes son clientes de las filiales suiza y bahameña del Grupo Santander, por lo que sus cuentas deben atenerse a los respectivos acuerdos con las sociedades de esos países, donde se ubica la sede de las entidades en las que se contrataron estos fondos.

Un grupo de afectados por la estafa de Bernard Madoff presentó una demanda contra el Santander en la que se le acusa de conocer desde 2002 los riesgos del fondo del ex financiero, en el que el banco español tenía invertidos 2.330 millones de euros (unos 3.450 millones de dólares) a través de Optimal, su filial especializada en inversiones alternativas.

En sus alegaciones, el Grupo Santander también asegura que las cláusulas de dichos contratos deben cumplirse salvo que los demandantes demuestren con solidez que su cumplimiento implique una injusticia o que la cláusula suponga un fraude.

Además, subraya que la ley estadounidense a este respecto no se aplica a las operaciones extranjeras, salvo que los denunciantes prueben que los hechos acontecieron significativamente en Estados Unidos, o que las pérdidas de valor de los fondos tengan efectos para el país o sus residentes.

De este modo, la entidad exige que la corte estadounidense "acoja a los demandantes a los términos de sus acuerdos y les obligue a cumplir las cláusulas de sus contratos".

Según consta en dichos documentos, los demandantes también señalaron que los fondos se gestionaron mal, que hubo un enriquecimiento injusto y que violaron sus derechos.

No obstante, el grupo español entiende que las alegaciones presentadas por los demandantes no son suficientes como para acusarles, por lo que piden que la Corte "desestime toda la queja".

Los demandantes sostienen que Santander y Optimal incumplieron su obligación de analizar los fondos en los que invertía al no tomar medidas para proteger a sus clientes de esos riesgos, pese a las abundantes comisiones que les cobraban por esa labor.