Público
Público

Santos le dice a las FARC que la puerta del diálogo está cerrada si no dejan el terrorismo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El presidente colombiano, Juan Manuel Santos, aseguró hoy que la puerta de diálogo con la guerrilla de las FARC estará cerrada hasta que demuestren voluntad de paz, dejen libres a los secuestrados, abandonen el terrorismo y liberen a los niños reclutados a la fuerza.

El mandatario, durante una ceremonia militar de reconocimiento de tropas en la ciudad de Popayán (suroeste), desautorizó posibles gestiones de paz sean nacionales o internacionales "hasta que las circunstancias que hemos delineado se presenten", indicó.

"Es el Gobierno el que está con la llave" y cuando considere que las circunstancias están dadas "sacará la llave y abrirá de nuevo la puerta", dijo Santos al señalar que está "desautorizada cualquier gestión paralela".

"Lo único que hace es alejarnos de cualquier posibilidad de diálogo por la paz", agregó.

El presidente colombiano indicó a las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) que mientras "no demuestren su voluntad" la puerta del diálogo estará cerrada y la orden a las fuerzas militares es "arreciar, arreciar y arreciar" contra la guerrilla.

"Que liberen los secuestrados, que dejen el terrorismo, que liberen a los niños que han reclutado a la fuerza, que dejen la extorsión, que dejen de actuar como terroristas. Hasta que no veamos eso, esta llave se mantendrá muy guardadita", subrayó.

Santos visitó la Tercera División del Ejército, que opera en el departamento del Cauca, uno de los que mayor presencia de las FARC tiene y en el que hay constantes combates entre las tropas y los guerrilleros.

El jefe de Estado agregó que el atentado con coche bomba de ayer en el grupo de edificios en donde funcionan Caracol Radio y la Agencia EFE, en el que resultaron heridas 18 personas, tuvo un efecto contraproducente ya que hoy todo el país está unido contra el terrorismo.

"Se trata de un perro moribundo que busca restablecer el terror en Colombia", dijo al ofrecer el pago de una recompensa de 275.000 dólares por información sobre el atentado.

"Lo que vimos ayer fue una población unida en torno a sus autoridades, diciéndole al terrorismo, a esos últimos coletazos del terrorismo que no lo aceptamos en nuestra patria".

Santos agregó que aunque no se sabe quienes fueron los autores del atentado ni a quien iba dirigido, no lograrán que se cambie la política de seguridad democrática implementada por su antecesor Álvaro Uribe, y que él buscará darle continuidad en sus cuatro años de Gobierno.