Público
Público

Un "santuario de la memoria" atesora desde hoy los hallazgos de Guipúzcoa

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El nuevo Centro de Depósito de Materiales Arqueológicos y Paleontológicos de Guipúzcoa ha sido inaugurado hoy en San Sebastián con la vocación de convertirse en "un santuario de la memoria de nuestro pasado", en palabras de su directora, Koro Mariezkurrena.

La consejera vasca de Cultura, Miren Azkarate, ha dado a conocer hoy esta nueva infraestructura en una rueda de prensa en la que, además de Mariezkurrena, también ha tomado parte su esposo, el prestigioso arqueólogo y asesor del centro Jesús Altuna.

Este nuevo equipamiento, ubicado en un bajo de mil metros cuadrados de superficie en el barrio de Intxaurrondo, atesora más de 7.600 cajas en las que se almacenan casi 200 metros cúbicos de materiales paleontológicos, prehistóricos e históricos descubiertos en los últimos cien años en Guipúzcoa.

Entre ellos, hallazgos de un valor científico incalculable, que van desde el resto humano más antiguo localizado en el País Vasco -el húmero de una mujer de la especie homo heidelbergensis que vivió hace unos 150.000 años en la cueva de Lezetxiki (Arrasate)-, hasta baterías de artillería de época reciente descubiertas en el puerto de San Sebastián.

Restos de fauna antigua, industria lítica prehistórica y hachas de la Edad del Hierro, perfectamente protegidas en sus correspondientes embalajes y cajas, comparten espacio en este centro con piezas de la época romana y hallazgos medievales, clasificados en estanterías meticulosamente ordenadas y a disposición de los investigadores, que serán los principales visitantes de este nuevo inmueble.

Entre las piezas emblemáticas depositadas en el nuevo centro destacan una colección de collares y una representación de una venus prehistórica descubiertas en la cueva de Praileaitz (Deba), así como una preciosa serie de cuatro representaciones de deidades romanas que fueron encontradas en la comarca del Bidasoa.

Un grupo de cerámicas campaniformes de la prehistoria reciente, poco frecuentes en la cornisa cantábrica, y diferentes aperos agrícolas y brazaletes de la Edad del Hierro son otros de los tesoros de este centro, que también acoge herramientas y restos de prendas de la Edad Media, así como balas de época moderna y contemporánea.

Junto a anclas de barcos y restos de capiteles de antiguas columnas, otra de las piezas que llama la atención es una enorme vasija que fue descubierta en la zona de la Brecha de San Sebastián junto a los restos de otros nueve contenedores similares y que, al parecer, eran depósitos subterráneos de aceite o grasa de ballena.

Este centro, que acogerá todos estos bienes culturales hasta la construcción del futuro instituto de almacenaje, restauración y difusión del patrimonio cultural mueble de Guipúzcoa en Irun, está equipado con las últimas tecnologías en materia de conservación, que permiten crear unas condiciones estables de temperatura y humedad para mantener en perfectas condiciones estos restos.

Esta nueva infraestructura incluye además una sala con amplitud para que hasta cinco investigadores trabajen a la vez, equipada con un puesto suplementario para los expertos que necesiten utilizar un microscopio estereoscópico.