Público
Público

Sarkozy dice que "hemos pasado a dos dedos de la catástrofe" y hay que revisar el sistema

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El presidente francés, Nicolas Sarkozy, declaró hoy que "hemos pasado a dos dedos de la catástrofe" con la crisis financiera, que "no ha terminado" y que requiere "revisar a fondo el sistema financiero y monetario mundial".

En un discurso ante varios miles personas en la ciudad francesa de Toulon y que despertó gran espectativa en toda Francia, Sarkozy prometió a los franceses que el Estado garantizará el sistema financiero del país, a la vez que advirtió de que la crisis afectará al crecimiento económico, al empleo y al poder adquisitivo.

Aludió a su propuesta, respaldada por su colega alemana, Angela Merkel, de celebrar a fin de año una reunión de jefes de Estado de los países más afectados a fin de "coordinar nuestros esfuerzos para restablecer la confianza", porque, dijo, la falta de confianza es la principal amenaza.

Abogó por una revisión del sistema financiero y monetario como "la que hizo Bretton Woods tras la Segunda Guerra Mundial" porque esta crisis financiera "marca el fin de un mundo" y destacó: "hemos financiado al especulador en lugar del empresario", cuando debió ser al contrario.

"Ha habido demasiado abuso, demasiado escándalo", lamentó y subrayó que hay que reglamentar y regularizar el sistema, porque la autorregulación "se ha acabado".

Para Sarkozy, "la moneda está en el corazón de la crisis financiera" y "hay que poner fin al desorden de la moneda".

El presidente francés hizo un llamamiento a Europa para que haga una "reflexión colectiva" sobre la necesidad de dotarse de medios para actuar cuando es necesario.

Invitó a sus colegas europeos a reflexionar sobre competencia y sobre los instrumentos de la política económica y afirmó que "cuando el mundo cambia, Europa debe cambiar".

A continuación formuló la pregunta de sobre qué hubiese pasado si lo que ha ocurrido en EEUU hubiese pasado en Europa, ¿con qué rapidez se hubiese afrontado la situación?, cuestiones estas que dijo que llevará a discusión en el Consejo Europeo del próximo 15 de octubre.

"Ha sido una locura y el precio se paga hoy", dijo Sarkozy, quien insistió en que "los responsables de esta naufragio" deben ser "sancionados, al menos financieramente" porque la "impunidad será inmoral".

"No podemos contentarnos con hacer pagar a los accionistas, los clientes y los asalariados más modestos exonerando a los principales responsables", añadió.

Para el conservador Sarkozy, el sistema que se tambalea a nivel mundial no es la crisis de la economía de mercado ni el capitalismo, porque ambos casos contemplan una regulación, "una ética, una moral".

"Podemos salir (de la crisis) más fuertes si cambiamos nuestra forma de pensar y de comportarnos", dijo al indicar que eso pasa por refundar el capitalismo sobre el trabajo y el esfuerzo, una nueva relación entre la política y la economía, porque "el dejar hacer" ha terminado", sentenció.

Sobre Francia, Sarkozy anunció una "revolución cultural" que comportará la disminución del gasto público y el recorte de 30.000 empleos públicos.

En cuanto al Gobierno, estará atento y jugará un papel activo, prometió Sarkozy y advirtió: "ningún fondo podrá escapar al control de la autoridad".

Tras señalar que la crisis es "estructural" y que "debemos anticiparnos a los cambios", Sarkozy afirmó que en estas condiciones no llevará a cabo una política de austeridad porque "agravaría la recesión", ni tampoco se debe castigar a las empresas, sino que hay que alentar la inversión privada.