Público
Público

Serbia, decidida a desterrar los fantasmas de 2006

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Enterrar los fantasmas de una deprimente última actuación en un Mundial será lo único que ocupe las mentes de los jugadores serbios cuando se enfrenten el domingo a Ghana en Pretoria en el partido que abre el Grupo D.

Dejan Stankovic, uno de los tres supervivientes de la selección de Serbia y Montenegro que disputó el torneo en 2006, en el que perdieron los tres partidos del grupo, uno de ellos por 6-0 ante Argentina, está confiado de que Serbia puede brillar en su primera aparición como nación independiente.

"Hay tensión positiva en cada sesión de entrenamientos porque hemos invertido mucho esfuerzo y emoción en representar a una Serbia por separado en el Mundial", señaló el capitán Stankovic en una rueda de prensa en el hotel del equipo de Sunnyside Park.

"Hay un poco de miedo escénico también y sabemos que nuestros aficionados estarán en minoría porque los ghaneses tienen la ventaja de jugar en su propio continente, pero eso no nos debe afectar".

"Mi compañero ghanés del Inter de Milán Sulley Muntari me dijo que su objetivo era alcanzar las semifinales pero estamos seguros de que podemos frustrar sus ambiciones aunque somos un poco más realistas sobre nuestras opciones", añadió.

Marko Pantelic, también ansioso por el inicio después de marcar el gol de la victoria por 4-3 ante Camerún, el último partido de preparación de Serbia, cree que Ghana será un hueso duro de roer.

"Ghana es probablemente el mejor equipo africano del torneo con muchos jugadores destacados", dijo el delantero. "Son mejor equipo que Camerún porque son más rápidos, más sólidos y más duros en el centro del campo".

MUNTARI ES DUDA

Con el poderoso centrocampista de Ghana Michael Essien fuera del Mundial por una grave lesión, Muntari podría cubrir el hueco tras recuperarse de una lesión muscular de la que volvió a dolerse en el entrenamiento del jueves.

El técnico de Ghana, el serbio Milovan Rajevac, que ha dicho muchas veces que no se vería abrumado por un sentimiento patriótico, tiene una gran cantidad de jugadores a elegir para inyectar sangre fresca en el equipo.

El capitán Stephen Appiah, uno de los incondicionales que espera proveer la fuerza necesaria en el equipo más joven del Mundial, cuya media de edad es de 24 años, dijo que Ghana se enfrenta a una difícil tarea ante Serbia en el estadio Loftus Versfeld.

"Tengo miedo de Serbia porque son muy agresivos y muy buenos técnicamente", dijo en la página web de la Federación de Ghana (www.ghanafa.org).

El mediapunta de 30 años respaldó la decisión de Rajevac de jugar con una conservadora formación 4-5-1, después de que el entrenador fuera objeto de críticas por ser demasiado cauto en la Copa de África que se disputó en enero y en la que Ghana perdió en la final.

"El entrenador del Inter de Milán José Mourinho (ahora en el Real Madrid) era llamado defensivo y consiguieron ganar la Liga de Campeones", dijo Appiah. "Al final, la gente recuerda las victorias más que nada".