Público
Público

Sigue la alerta por vientos en el Cantábrico y Cataluña

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Cataluña, País Vasco y Galicia mantenían el lunes la alerta por el temporal de viento que se ha cobrado 11 víctimas mortales este fin de semana, mientras la localidad barcelonesa de Sant Boi de Llobregat acogía el funeral conjunto por los cuatro niños fallecidos al derrumbarse el techo de un pabellón deportivo.

La Agencia Estatal de Meteorología informó de intervalos de vientos fuertes para el lunes en los litorales y zonas altas de la Península y Baleares, y situó la cota de nieve entre 400 y 700 metros.

La Generalitat de Cataluña dijo que mantenía la alerta por la entrada de vientos de componente oeste que podrían superar los 90 km por hora en algunas zonas de la comunidad.

El consejero de Interior de la Generalitat, Joan Saura, pidió a los ciudadanos extremar la precaución.

"Recomendamos cerrar puertas y ventanas y bajar completamente las persianas, que los ayuntamientos tomen medidas en relación a su mobiliario urbano. El plan de alerta no se ha desactivado porque aún vamos a tener episodios de viento como mínimo hasta la 1 de esta madrugada", dijo en declaraciones a RNE.

Saura; la ministra de Defensa, Carme Chacón; y el presidente de la Generalitat, José Montilla, acudieron al funeral conjunto por los cuatro niños de entre 9 y 12 años fallecidos el sábado en Sant Boi atrapados por el derrumbe parcial de un pabellón anexo a un campo de béisbol.

En Cataluña fallecieron otras cuatro personas, mientras que en Galicia hubo dos fallecidos, uno en Castilla y León y otro en la Comunidad Valenciana.

En el País Vasco continuaba la alerta naranja por el oleaje, al registrarse olas de cinco metros y mar de fondo, aunque se pasó a alerta amarilla por viento al reducirse su velocidad hasta los 100 km por hora.

El Departamento de Interior del Gobierno vasco informó de que el plan de Protección Civil pasó a "fase de seguimiento" debido a la evolución favorable de las condiciones meteorológicas.

En Galicia, casi 60.000 usuarios seguían sin suministro eléctrico el domingo por la noche, la mayoría de ellos (37.500) en la provincia de La Coruña.

El fuerte temporal de viento que afectó a gran parte de España y el sur de Francia empezó a alejarse el domingo tras causar la muerte de 15 personas en ambos países, mientras las autoridades se centraban en controlar varios incendios, solucionar los problemas en el suministro eléctrico y los importantes destrozos causados.

Tras soportar vientos de hasta 190 kilómetros por hora, las zonas afectadas amanecieron con un panorama de árboles y torres eléctricas derribados, tejados destruidos, y restos esparcidos.

El ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, declaró el domingo que las previsiones meteorológicas han sido superadas una vez más por la realidad, refiriéndose a la copiosa nevada caída sobre Madrid a principios de mes que causó el caos en el transporte y obligó a cerrar durante cinco horas el aeropuerto de Barajas.