Público
Público

Los supervivientes del alud en China se enfrentan a riesgos de enfermedades

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los supervivientes del alud de barro desatado por las lluvias en el noroeste de China y que ha causado más de 1.700 muertos y desaparecidos se enfrentan ahora al riesgo de enfermedades por la acumulación de cadáveres y basuras, informó hoy el Ministerio de Sanidad de China.

"Hemos puesto en marcha planes para prevenir brotes de enfermedades y hemos reforzado la asistencia a los heridos", señaló Zhang Weixing, subdirector general de Emergencias del ministerio, en rueda de prensa en Pekín.

Según Zhang, han movilizado más de 400 médicos hasta la comarca de Zhaoqu, en la provincia de Gansu, que está siendo desinfectada por casi 800 efectivos con el fin de atajar cualquier brote de enfermedad, aunque hasta el momento no se ha detectado ninguna.

Pekín está suministrando equipos médicos y medicinas para tratar a los afectados, ha distribuido 57.000 folletos informativos y ha enviado personal especializado para estabilizar y proteger las fuentes de agua potable, agregó el funcionario.

En la zona afectada por el alud, que tuvo lugar el pasado domingo, escasean el agua potable y los aseos públicos, las infraestructuras son precarias y los supervivientes viven hacinados, por lo que existe un alto riesgo de brotes de infecciones.

"Si no podemos garantizar la calidad del agua potable y un ambiente saludable, existe un alto riesgo de que se produzcan enfermedades", señaló Yang Jian, alto funcionario del Centro de Control y Prevención de Enfermedades, en declaraciones recogidas hoy por el diario oficial "china Daily".

A pesar de las aseveraciones del Ministerio, Yang explicó que ya se han detectado algunos casos de infecciones intestinales.

El agua es el elemento más crucial para el control de epidemias, y según parece la de Zhouqu es "insalubre, aunque estamos esperando todavía los resultados finales", agregó esta fuente.

Además, uno de los médicos responsables del centro sanitario temporal instalado en la Escuela Secundaria Número 1 de Zhouqu, de nombre Yang Long, señaló que varios niños y algunos adultos sufrían ayer síntomas de diarrea.

"El agua y los alimentos insalubres son la causa de esta enfermedad y necesitamos más medicinas", señaló este médico de 45 años al diario oficial.

No obstante, preguntado por este extremo, el subdirector de Emergencias del Ministerio Zhang reiteró en Pekín que no habían "descubierto ninguna enfermedad contagiosa ni ningún grupo que padezca diarreas en la zona afectada".

El director de los equipos de desinfección de Zhouqu, Bai Jinyi, advirtió también que la acumulación de basura está aumentando rápidamente debido a los daños sufridos en la zona y a la continua reubicación de los residentes supervivientes.

"La basura es mala para la salud, y los supervivientes regresan una y otra vez a sus casas arrasadas intentando recuperar sus pertenencias de valor, lo que incrementa la posibilidad de enfermedades", aseguró Bai en declaraciones al rotativo oficial.

Las altas temperaturas que registra Zhouqu provocan que los alimentos se pudran rápidamente y aumenta el riesgo de bacterias en el agua, agregó.