Público
Público

El Supremo de EEUU mantiene una condena a Philip Morris

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Tribunal Supremo de Estados Unidos rechazó el martes una apelación de Philip Morris, unidad de Altria Group, sobre la indemnización de 79,5 millones de dólares (unos 60 millones de euros) concedidos a la viuda de un fumador, natural de Oregón.

El Supremo no decidió quien tenía razón en la disputa, pero en una sentencia de una frase el martes dijo que la apelación no fue considerada por defecto de forma. Philip Morris argumentaba en su apelación que el Tribunal Supremo de Oregón, al mantener la indemnización, desafiaba una decisión anterior del Supremo en este caso.

El caso procede de una querella presentada por Mayola Williams, cuyo marido falleció de cáncer de pulmón en 1997 tras fumar durante más de 40 años.

Williams dijo que su marido, un conserje de una escuela pública en Portland que fumaba hasta tres cajetillas al día de Marlboro, fabricado por Philip Morris, creyó durante décadas las afirmaciones de la industria de que fumar no suponía un riesgo para la salud.

En 1999, un jurado concedió a Williams 821.000 dólares en daños y perjuicios, que después fue reducida por una ley estatal a 521.000, y además otros 79,5 millones en concepto de indemnización disciplinaria. Con los intereses, el total ha ascendido a más de 145 millones de dólares, dijo la compañía.

El Tribunal Supremo inicialmente revocó la indemnización en 2003 teniendo en cuenta su jurisprudencia que generalmente limita la indemnización disciplinaria a no más de nueve veces la recibida por daños y prejuicios.

Después el Supremo de Oregón mantuvo la indemnización y dictaminó que la conducta censurable de la compañía justificaba un veredicto de tales características.

El Tribunal Supremo anuló la indemnización por segunda vez en 2007. Entonces determinó que era inconstitucional que los jurados impusieran indemnizaciones para castigar a un acusado por el daño hecho a terceros que no forman parte de la querella.

El Supremo de Oregón mantuvo de nuevo la indemnización en 79,5 millones de dólares. Determinó que el argumento de la tabaquera respecto al jurado no era válido bajo la ley estatal, y la compañía perdió su reclamación de que hubo un error constitucional federal.

Philip Morris de nuevo apeló al Supremo y dijo que el tribunal estatal ignoró las instrucciones del Alto Tribunal.

El 3 de diciembre el Supremo volvió a escuchar los argumentos del caso. Al rechazar la apelación, los jueces mantienen la indemnización.