Público
Público

Una sustancia del esmog estaría asociada con el riesgo de ACV

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Por Lindsey Konkel

Un equipo de Dinamarca hallóque las personas que residen en zonas urbanas con altasconcentraciones de dióxido de nitrógeno en el aire son un 22por ciento más propensas a tener un accidente cerebrovascular(ACV) fatal que los habitantes de barrios no tan contaminados.

El dióxido de nitrógeno forma parte de los gases del escapede los automóviles y daña los pulmones.

En el 2010, la Agencia de Protección Ambiental de EstadosUnidos ajustó sus normas para evitar la exposición breve aaltos niveles de esa sustancia, aunque el umbral promedio es elmismo desde hace décadas.

El nuevo estudio, publicado en la revista Stroke, es uno delos más grandes y más amplios sobre la relación entre laexposición crónica a la contaminación del aire y el ACV, segúnconsideró el doctor Jiu-Chiuan Chen, de la Escuela Keck deMedicina, de la University of Southern California en LosAngeles.

"Las autoridades deben darse cuenta de los peligros devivir y caminar cerca de las zonas con gran cantidad deautomóviles", dijo Chen, que no participó del estudio.

El equipo analizó datos de más de 52.000 residentes de dosciudades importantes de Dinamarca. En una década, unos 2.000participantes, de entre 50 y 65 años al inicio del estudio,tuvieron un primer ACV con internación y 142 de ellos murierona los 30 días.

Las personas expuestas a los niveles más altos de dióxidode nitrógeno en el hogar eran un 5 por ciento más propensas atener un ACV que las que respiraban aire más puro. Y eran un 22por ciento más propensas a morir por el ACV, según informa elequipo de Zorana J. Andersen, de la Sociedad Danesa deOncología, en Copenhague.

Desde el punto de vista estadístico, es posible que el azarhaya influido en los resultados. No hay evidencia de que eldióxido de nitrógeno, y no otro factor desconocido, elevara elriesgo de tener un ACV.

Estudios previos habían hallado que las partículascontaminantes del aire, que son tan pequeñas como para llegaral torrente sanguíneo, promueven la inflamación de los vasos,lo que podría elevar el riesgo de tener un infarto cardíaco,cerebral o insuficiencia cardíaca.

Además de la mayor exposición a la contaminación del aire,los participantes que tuvieron un ACV solían tener ciertascaracterísticas comunes: eran hombres, obesos y tenían otrosfactores de riesgo cardiovascular, como la hipertensión, elcolesterol elevado y el tabaquismo.

Mientras que reducir el tiempo de viaje en las horas pico yhacer ejercicio lejos de las calles muy transitadas alejaría ala población del esmog más dañino, Chen señaló que lacontaminación del aire es un problema de salud pública que lasautoridades deben controlar.

FUENTE: Stroke, 3 de noviembre del 2011