Público
Público

La tala de árboles genera ataques a oficinas oficiales en Brasil

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Unas 3.000 personas atacaron unas oficinas gubernamentales en el norte de Brasil en protesta por las enérgicas medidas tomadas contra la tala ilegal de árboles en el Amazonas, informó el lunes el Gobierno.

La situación obligó al ministro del Medio Ambiente, Carlos Minc, a realizar un llamamiento para el envío de tropas federales a la zona.

Las protestas comenzaron el domingo por la tarde en el pueblo de Paragominas, en el estado de Para, después de que agentes ambientales requisaran 400 metros cúbicos de madera talada ilegalmente, explicó en su sitio de Internet la agencia de defensa del medio ambiente Ibama.

Los manifestantes abrieron fuego sobre un garaje donde había vehículos correspondientes a la agencia ambiental, robaron camiones con troncos confiscados y trataron de invadir el hotel donde se alojaban los agentes del Gobierno, destacó Ibama.

El ministro de Medio Ambiente dijo que el Gobierno no va a retroceder en sus esfuerzos por aplicar las leyes que tratan de prevenir la tala ilegal de árboles, que ha destruido grandes terrenos de la mayor selva tropical del mundo.

Minc agregó que pidió al Ministerio de Justicia el envío de tropas de la Seguridad Nacional al lugar, próximo a la ciudad de Tailandia, donde en febrero tuvieron lugar unas protestas contra las medidas destinadas a erradicar la tala ilegal.

La zona, una de las más violentas de Brasil, está en el centro de intensas disputas por los terrenos y recursos naturales del Amazonas, que frecuentemente son arregladas por pistoleros a sueldo.

La actuación de los agentes federales en Tailandia, a unos 180 kilómetros al sur de la capital estatal Belem, marcó el inicio de la operación "Arco de Fuego", destinada a revertir las alarmantes señales del incremento de la deforestación después de tres años consecutivos de descensos.

Los ecologistas culpan a los ganaderos y a los granjeros por adentrarse cada vez más en la selva en busca de tierras baratas después de que hayan sido taladas por leñadores.