Público
Público

En tapizados, vajillas o gambas, "insólitos" métodos para ocultar la droga

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La Policía Nacional ha interceptado en lo que va de año 74.184 kilos de hachís, 14.773 de cocaína, 119 de heroína, 71.623 gramos de speed y cerca de 5.000 dosis de LSD, droga que los traficantes ocultaban en lugares cada vez más "insólitos" e "insospechados" como tapizados, vajillas o entre gambas congeladas.

Según informa la Dirección General de la Policía y de la Guardia Civil, los traficantes también han intentado introducir la droga en España en plantillas de zapatillas de deporte, en un equipo de crioterapia, en el sistema hidráulico de frenos de un camión, en frutas exóticas, amplificadores, molinos de viento, juguetes, colchones hinchables, mezclada con cacao o en veleros.

Los narcotraficantes pretenden dificultar la localización de las sustancias estupefacientes en inspecciones policiales o controles radiológicos, por lo que los agentes de la Brigada Central de Estupefacientes de la Policía Nacional han tenido que adaptar sus técnicas de investigación a las constantes evoluciones de las organizaciones criminales.

Así, en un contenedor en el puerto de Valencia y con destino final Barcelona fueron encontrados 12 kilos de cocaína ocultos en la estructura de muebles que habían sido remitidos desde Perú.

En otra ocasión más de 20 kilos de cocaína fue la materia prima utilizada por los narcotraficantes para elaborar una vajilla de 42 piezas.

El estupefaciente partió de la localidad venezolana de Maracaibo, vía Londres, con destino final en Barcelona, desde donde se iba a distribuir a toda Cataluña.

Este año también la Policía interceptó en el aeropuerto de Manises (Valencia) a un matrimonio cuando intentaba introducir unos 1.600 gramos de cocaína en las plantillas de sus zapatillas.

En otra operación, doce personas fueron detenidas e intervenidos 312 kilos de cocaína, ocultos en generadores diesel.

Además, el pasado mes de febrero se intervenía en Madrid un contenedor que transportaba maquinaria de molinos de viento procedente de Argentina y que contenía 600 kilos de cocaína.

En ese caso once personas fueron detenidas, entre ellas futbolistas y representantes de jugadores.

Otros 5 kilos de cocaína viajaron ocultos en el interior de dos depósitos de líquido refrigerante de una máquina de crioterapia, destinado supuestamente a aplicaciones médico terapéuticas y estéticas.

Recientemente los agentes han intervenido 35 kilos de heroína en el sistema hidráulico de los frenos de un camión en Seseña (Toledo).

Tres personas detenidas, 2.000 comprimidos de éxtasis y 10.000 dosis de LSD es el resultado de otra operación contra el tráfico de estupefacientes, que estaban escondidos en cajas que la red confeccionaba y que eran adheridas con imanes a los bajos de un vehículo.

Más de un año de investigación concluyó con la intervención de 405 litros de cocaína líquida y 20 kilos de pasta que estaban ocultos en falsos depósitos que se habían practicado bajo el suelo de la cabina de un velero en la provincia de Barcelona.

Este verano se intervino más de 900 kilos de cocaína oculta en el interior de piezas de yuca procedentes de Ecuador, así como 5.600 gramos de cocaína en paquetes envasados al vacío y que estaba oculta, flotando en gasolina, en el interior de los depósitos de combustibles de dos vehículos en Ibiza.

El pasado mes de octubre fue arrestada una persona en Pamplona cuando recogía una maleta y un amplificador de sonido que escondía 7.770 gramos de clorhidrato de cocaína.

Una de las últimas operaciones contra el narcotráfico destapó 466 kilos de cocaína ocultos en la sala de máquinas de un petrolero.

Además, en una granja agrícola de Daimiel (Ciudad Real) fue desmantelado el mayor laboratorio que producía semanalmente más de 50 kilos de droga.

La cocaína era introducida en España vía marítima oculta en sacos de cacao en polvo procedente de Venezuela.