Público
Público

Taurinos y animalistas pelean hasta el último voto

El Parlament debatirá sobre este espectáculo en diciembre

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Ya queda poco, y taurinos y animalistas apuran sus estrategias. El Parlament de Catalunya aceptó a trámite la Iniciativa Legislativa Popular (ILP) para prohibir las corridas de toros en Catalunya en julio y todo parece indicar que en el último pleno del año se debatirá la ILP, dando así el pistoletazo de salida al proceso parlamentario. Hay que ir a por todas. Ambos bandos lo saben. En esta cuestión, no caben los empates. Lo que para unos es arte, para otros es un crimen. No hay puntos medios ni lugares de encuentro: hay que convencer a los parlamentarios. Especialmente a los que ocupan los escaños de CiU y PSC, los dos partidos mayoritarios, y los únicos que darán libertad de voto a sus diputados.

Pero dentro del Parlament hay un nombre clave en este asunto: David Pérez, portavoz del grupo parlamentario del PSC y el diputado más activo a favor de la causa taurina. Pérez no oculta su simpatía por la fiesta nacional y aunque él afirma que no forma parte del lobby taurino, los animalistas lo ven como un radical que obstaculiza su objetivo. 'David Pérez se ha reunido con el PP y Ciutadans [que votarán en contra de la ILP] y trata la Iniciativa como una amenaza', afirma Eric Gallego, portavoz de la Plataforma Prou (en catalán, basta), la responsable de recoger las firmas necesarias para presentar la ILP. 'David Pérez se lo está trabajando mucho', afirma Toni García, de la Asociación Els Verds, vinculada a ERC, partido que, junto a ICV, votará a favor de la prohibición.

Pérez se resiste a aceptar ese papel que los animalistas le han otorgado. Pero tampoco es muy claro respecto a sus movimientos en la cámara catalana. 'Estoy hablando con todo el mundo; taurinos hay en todas partes'. Sin embargo, añade: 'Pero no estoy haciendo looby; no trato de convencer a mis compañeros'. Pérez dice que votar a favor o en contra de la ILP tiene que ver con 'la libertad', no con la pasión por las corridas de toros. En este sentido, hace unos días las Juventudes Socialistas de Catalunya (JSC) tomaron partido en contra de las corridas. No hablaron de libertades, sólo de los derechos de los animales.

La web de Prou expone con orgullo los famosos que apoyan la causa antitaurina: el director de cine Juanma Bajo Ulloa, el músico Elliott Murphy, la abogada Magda Oranich, hasta la sex symbol de los noventa, Pamela Anderson.

'¿Y qué?', dice Luis Corrales, coordinador de la Plataforma para la Promoción y Difusión de la Fiesta, 'nosotros en los próximos días presentaremos un manifiesto respaldado por unas 150 o 200 firmas'. Corrales explica que desde hace tiempo los taurinos están hablando con los diputados. Su estrategia es simple: no hay que convencer sobre los toros sino sobre la importancia 'del respeto a la libertad y a las minorías'. Los taurinos son conscientes de que las corridas ya no son un espectáculo de masas, así que su permanencia depende de una estrategia sutil e inteligente, y hay que aprovechar cualquier baza.

José Tomás podría hablar en el Parlament tras la segunda votación cuando cada bando elija sus comparecientes. Ni su apoderado, Salvador Boix, ni Corrales lo desmienten. Tampoco lo confirman. Pero para Prou, ni José Tomás ni nadie puede evitar lo que consideran imparable: la prohibición de los toros. 'Si quieren llevar a José Tomás, por mí, ¡perfecto! Es un mal orador', sentencia Gallego.

En este debate no caben los empates. Ambos bandos lo saben. La suerte está echada.