Público
Público

Teherán exige a Pakistán la entrega del líder del grupo extremista suní Yundulah

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El ministro iraní de Interior, Mustafa Mohamad Nayar, pidió hoy a Islamabad la entrega Abdul Malik Rigi, líder del grupo extremista suní "Yundulah", que asumió la autoría del atentado suicida que el pasado domingo segó la vida de 42 personas en la frontera con Pakistán.

En declaraciones a su llegada a la capital pakistaní, divulgadas por la televisión estatal, el ministro insistió en que Teherán tiene constancia de que Rigi se halla en el país vecino.

"Tenemos documentos que demuestran que Rigi ha viajado a Pakistán... hemos venido aquí para pedirle al gobierno pakistaní que lo entregue a Irán. Darle cobijo no interesa a dos naciones con buenas relaciones", recalcó.

La masacre, ocurrida en la conflictiva región fronteriza iraní de Sistán Baluchistán, es hasta la fecha el peor atentado sufrido por Irán en los últimos veinte años, y ha supuesto un duro golpe tanto para el prestigio de la poderosa Guardia Revolucionaria iraní como para el régimen de los ayatolá.

En la matanza perdieron la vida trece oficiales y dos altos mandos de este cuerpo de elite del Ejército iraní, que está a las órdenes directas del líder supremo de la Revolución, Ali Jameneí, como brazo armado ideológico del régimen.

El martes, el jefe de la Oficina política de la Guardia Revolucionaria, general Mohamad Pakpour, sugirió que el cuerpo debe obtener la autorización para lanzar una dura respuesta al grupo en el interior de Pakistán.

Este es el segundo atentado mortal que "Yundulah" perpetra en el Sistán Baluchistán desde que el pasado mes de marzo se entregara a los Guardias Revolucionarios o Pasdarán el control y la seguridad de la agitada región.

En ella son frecuentas los enfrentamientos entre la minoría suní baluchi -que se siente marginada- y las fuerzas iraníes chiíes, además de ser la principal puerta de salida de la droga que se produce en Afganistán.

En el sermón de hoy viernes, el imán provisional de la mezquita de la Universidad de Teherán, Hoyatoleslam Kazem Sediqi, afirmó hoy que no será difícil para Irán dar una respuesta a los terroristas e insistió en que el objetivo perseguido -causar división entre suníes y chiíes- ha fracasado.

"Los enemigos del país han cometido un error porque la sangre de los mártires hará a la nación iraní más fuerte y más vigilante", afirmó.

El ministro de Defensa, Ahmad Vahidi, advirtió, por su parte, que Irán "descubrirá donde se esconden los terroristas y les hará pagar por su horrible crimen".

"Este incidente ha revelado la verdadera naturaleza de aquellos que se denominan a sí mismos la vanguardia de la lucha contra el terrorismo", agregó el ministro, a quien este viernes cita la agencia de noticias local Fars.

Irán ha responsabilizado a Occidente, y en particular a Estados Unidos, del atentado.

Desde hace años, acusa a Washington y Londres de haber creado y financiado a "Yundulah" y a Pakistán de permitir sus actividades y darle cobijo.