Público
Público

Una temporada de luces y sombras

Las series y los telefilmes cosechan los mejores datos de audiencia al inicio del otoño en detrimento de los 'realities'

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Tras el aluvión de estrenos propio del arranque de la temporada en septiembre, los datos de audiencia revelan alegrías por el lado de la ficción y algún que otro disgusto en lo que se refiere a la telerrealidad, donde se han registrado las bajas más relevantes.

En el caso de las series, La 1 y Cuatro han salido ganando por ahora con sus respectivas apuestas. En lo que se refiere a la cadena pública, Águila Roja ha demostrado, con su nueva entrega, que es un valor seguro en estos tiempos marcados por la fragmentación de las audiencias. De este modo, si en septiembre los dos primeros capítulos de esta ficción de Globomedia lograron colarse entre los diez programas más vistos del mes, con cuotas de pantalla del 29,5% y 28,7%, en lo que llevamos de octubre (hasta el día de ayer), la serie mantiene el liderazgo de audiencias, habiendo batido incluso su propio récord el pasado 7 de octubre al lograr un share del 30,2% y una audiencia media de casi 5,9 millones de espectadores. En el conjunto de octubre la cuota de pantalla media de esta ficción es del 29,5%, según datos de Kantar Media facilitados ayer a Público por la consultora Barlovento Comunicación.

También ha sido un éxito para La 1 la emisión de Las chicas de oro, que mantiene una cuota de pantalla media del 18,2% desde su estreno en septiembre, si bien la aceptación de esta ficción producida por José Luis Moreno ha ido perdiendo fuerza. Asimismo ha funcionado Un país para comérselo, con Imanol Arias y Juan Echanove, que logró el pasado jueves, en su tercer capítulo, 2.336.000 espectadores y un 17,4%, el récord desde su estreno. Por el contrario, otro de los estrenos del canal público, el espacio de entrevistas presentado por Boris Izaguirre, Humanos y divinos, sólo ha cosechado hasta el momento un 9,2% y un 6,7% en sus dos emisiones de octubre.

En cualquier caso, la gran sorpresa del inicio de la temporada ha sido el éxito de Los pilares de la tierra, que culminó el martes su trayectoria en Cuatro como el programa más visto de la historia de la cadena de Sogecable, con una cuota media del 24,2%.

En el caso de Telecinco, ha cosechado datos dispares con sus telefilmes, contrastando el éxito de Alfonso, el príncipe maldito (17,3%) y La princesa del pueblo (18,9%) con el fracaso de la miniserie sobre el accidente de Barajas, Vuelo IL-8714, que se quedó en un 9,6% de media pese a la polémica creada. Sin embargo, esta cadena mantiene con buena aceptación la serie Tierra de lobos (15,7%).

Su gran competidor, Antena 3, tuvo que afrontar el principal fiasco de esta temporada con El Marco, un reality de nuevo formato de Zeppelin que tuvo que retirar tras conseguir un 7,5% en su estreno y un 3,2% en su segunda entrega. Sin embargo, la cadena de Planeta ha contado con el éxito de El Internado, que acabó ayer tras lograr un share medio del 14,2% (sin contar con el capítulo final) y de telefilmes como Raphael (13%).

En cuanto a La Sexta, pese al fallo de una de sus apuestas, el docureality Historias de hotel, que con un 4,9% de cuota media sólo duró dos capítulos, ha contado a su favor con los buenos resultados cosechados por sus espacios clásicos y por eventos deportivos como la Fórmula 1, que en las últimas tres carreras ha logrado un 42,3% de share y una audiencia media de más de cuatro millones.

Pero en televisión todo es efímero, y en los próximos días otra oleada de estrenos y nuevas ediciones de programas ya consolidados llenarán las parrillas, dando así comienzo otra batalla de audiencias de consecuencias siempre imprevisibles.